La Rioja

De la transparencia a la resistencia: tres días de silencio en el ‘Sojuela Gate’

Igualdad se enroca en el silencio sobre la destitución de Mario Herrera

280 caracteres. Es todo lo que ha empleado el director general de Participación del Gobierno de La Rioja para explicar su accidente de tráfico bien entrada la madrugada del día de Año Nuevo. Pasadas de las tres de la tarde del pasado viernes -cuando las noticias sobre su siniestro llevaban horas circulando-, Mario Herrera publicó un escueto tuit sobre lo sucedido y ahí ha quedado todo.

En él, atribuía a la «mala suerte» el accidente, que según su versión se produjo cuando auxiliaba a un amigo, herido al jugar con sus perros en su vivienda. «Al llevarle al hospital tuvimos un pequeño golpe con el coche. Estamos bien, solo ha sido un susto. Feliz 2021 a todos y todas», dijo, dando origen al bautizado como ‘Sojuela Gate’.

Y hasta ahí. Porque, 72 horas después del accidente, nada más ha expuesto Mario Herrera sobre el aparatoso suceso, presuntamente ocurrido durante el toque de queda (entró en vigor a las 1:30 horas) de la primera madrugada del año.

Más allá de las palabras del alto cargo del Ejecutivo, las explicaciones ofrecidas desde la Consejería de Igualdad (a la que pertenece Participación, pero también responsable de Transparencia, entre otras áreas) también se cuentan por caracteres.

El Gabinete que dirige Fran Casamayor apuntaba a la presencia de hielo en la calzada como causa del accidente, pero las diligencias instruidas por la Guardia Civil (que ha propuesto para sanción a Herrera por dejar su coche abandonado) revelan que, en realidad, se produjo una distracción al volante. La titular de la Consejería, Raquel Romero, publicó un tuit señalando que Herrera y su acompañante viajaron en taxi al hospital, pero lo borró en cuestión de minutos «por hacer referencia a una persona privada». En cualquier caso, el viaje en taxi desapareció en la nueva versión del mensaje. Hasta la fecha, ni el director general ni nadie en la Consejería ha mostrado ningún documento que acredite que Herrera o su acompañante recibieran atención hospitalaria o viajasen en taxi en la madrugada de Año Nuevo.

Este medio ha recurrido al jefe de comunicación de la Consejería, Fran Casamayor, para tratar de contactar con Mario Herrera siguiendo los cauces habituales al respecto, pero como respuesta no ha obtenido más que el silencio.

Fuego amigo y fuego enemigo

Desde que trascendiera la información sobre el accidente de Nochevieja, las peticiones para que el Ejecutivo regional cese a Herrera en sus funciones se han producido tanto desde la oposición (el PP lo solicitaba ayer, Ciudadanos hoy) como desde Podemos, partido al que pertenece Mario Herrera.

La presidenta del Gobierno, Concha Andreu, se pronunciaba este sábado sobre el asunto, recalcando la «responsabilidad y ejemplaridad» que exige a todos los miembros del Ejecutivo y delegando en Raquel Romero la responsabilidad sobre su posible destitución. En las últimas 48 horas, la consejera no ha emitido palabra y en la agenda de previsiones que emite el Gobierno de La Rioja para el día siguiente tampoco figura la su comparecencia ni la de ningún miembro de su gabinete.

Mario Herrera y Raquel Romero. | FOTO: Amaya Garrido / NueveCuatroUno

Un político perseguido por la polémica

A sus 28 años de edad, la trayectoria política de Mario Herrera está perseguida por la polémica. Graduado en Derecho por la Universidad de Castilla La Mancha, fue secretario del grupo municipal de Izquierda Unida en Ciudad Real entre 2014 y 2015, antes de escalar a la secretaría de Organización de Podemos en la comunidad manchega.

Tres años antes, en 2012, el ahora director general de Participación publicó varios tuits en los que llamaba «zorra» y «víbora» a la, por entonces, presidenta de Castilla La Mancha: «Señora Cospedal, usted es un especimen a investigar. Tiene apariencia de ser una zorra pero escupe como una víbora» y «Querida Cospedal, lo cierto es que tienes una piel muy bonita. De hay («ahí») se podría sacar un precioso abrigo de zorra». En esos mismos días, escribió en Twitter: «Querida Cospedal, no es que te odie, pero si tuvieras un incendio en tu casa y tuviese agua me la bebería».

En septiembre de 2019, ya integrado en el Gobierno de La Rioja, Herrera emitió un comunicado en el que se disculpaba ante Cospedal, alegando que cuando escribió esos tuits «no tenía ni 20 años», al tiempo que defendía su «irrenunciable compromiso con el feminismo».

Negociación entre PSOE y Podemos para la investidura de Concha Andreu. | FOTO: Amaya Garrido / NueveCuatroUno

Pero la irrupción del director general de Participación en la esfera política riojana se recordará por la condición de ‘hombre de negro‘ en las negociaciones del verano de 2019 para la investidura de Concha Andreu como la primera mujer al frente del Gobierno autonómico. La presencia del propio Herrera y de Francis Gil fracturaron la coalición Unidas Podemos y, desde entonces, Andreu negoció por separado con Izquierda Unida (que acabaría declinando formar parte del Gobierno de coalición) y Podemos.

Romero y Herrera, durante el pleno de investidura. | FOTO: Amaya Garrido /NueveCuatroUno

El equipo morado (representado por la ahora consejera Raquel Romero, Mario Herrera y Nazareth Martín) tensionó tanto la negociación que Podemos votó en contra de la investidura en la primera sesión y en la segunda, cuando La Rioja consiguió un Gobierno socialista 24 años después, Romero terminó por derrumbarse durante el pleno, tras semanas de presión.

Aquella mañana Romero encontró la complicidad de una única persona en el Parlamento: Mario Herrera, que seguía el debate desde la primera planta del hemiciclo. Ahora, un año y medio después, esa relación de complicidad es lo único que mantiene -por ahora- al político manchego como alto cargo del Gobierno de La Rioja.

Subir