Firmas

Tinta y tinto: ‘El presidente de La Rioja es un neoestoico’

FOTO: EFE/ Javier Lizón

El otro día nos juntamos unos cuantos riojanos en Madrid. No en FITUR, que también, sino en el hotel Hesperia. Yo sólo conocía el sitio de oídas por asuntos que más tenían que ver con lo carnal y los jugadores del Barça, pero resulta que allí también se celebran desayunos informativos a los que se invita a gente de traje y corbata para escuchar a alguien con muchas cosas que decir. La dinámica es más o menos la misma que en los desayunos que celebramos en Logroño, aunque en estos hay zona VIP para recibir a determinados invitados y que charlen un ratito antes entre ellos. Los paletos que allí acuden son igual de paletos que los paletos de casa. Lo único que cambia es que sus cargos suelen ser de empresas, instituciones y organizaciones nacionales en vez de regionales porque hace tiempo que dejaron de ser de provincias para ser gente de la capital. Cambiar el pequeño Logroño del poder por el pequeño Madrid del poder, que, suponemos, no será tan pequeño. Por ejemplo, Alberto Núñez Feijóo era hasta hace dos telediarios presidente de Galicia y ahora es presidente del PP de España. Así, más o menos con todos.

La estrella invitada era Gonzalo Capellán, doble de Feijóo para escenas peligrosas como gobernar la ‘isla’ del norte de España y la ‘conjura de FITUR’. Esta última le han dado al presidente riojano el sobrenombre de ‘el Steve Urkel de las autonomías’ -los medios nacionales y sus chascarrillos-, aunque él prefirió definirse de otra manera más filosófica. Y quietos aquí parados. Otro descubrimiento del hombre que dirige los designios de nuestra región desde hace medio año o una cosa así. Resulta que Capellán es “neoestoico”. Sí, sí. Como lo oyes. En cuanto a conceptos teóricos, todos teníamos más o menos claro eso de que es un poco “verso libre” y en esta columna lo hemos bautizado como “el quinto elemento” o el “político previsiblemente imprevisible”. Incluso nos doctoramos en el Capellán más krausista para entender la armonía con la que pretende ser el líder de esta comunidad. Pero ahora resulta que no, que el presidente es “neoestoico”.

Al ser preguntado en este desayuno por las declaraciones de un compañero del PP, quien dijo que el Tribunal Constitucional es el cáncer de la democracia, Capellán le hizo al entrevistador una fantástica finta que más nos haría pensar que lo suyo era el fútbol y no el atletismo. “Se me ha olvidado decir una característica mía. Soy neostoico”. Confesó entonces que tiene un grupo de Whatsapp con sus amigos de la infancia de Haro, a los que ya no ve tan frecuentemente, donde cada día se comparten una página del libro ‘Diario para estoicos’. Ni el último meme de Pablo Motos ni fotos borrosas a altas horas de la madrugada ni el último chiste de moda en Twitter. La gente adelantada es así. Mientras los demás vivimos al límite de la prisión permanente revisable por el contenido que circula en nuestro móvil, el presidente de La Rioja y sus amigos se mandan una página al día de ‘Diario para estoicos’. “Parecía que citar a los clásicos era antiguo, pero ahora en el mundo norteamericano, anglosajón y parte de Occidente, ante la vida tan trepidante y rápida que está deteriorando la calidad humana, la gente se ha hecho estoica y valora el tiempo”, dijo.

¿Y qué quiere decir esto? Los neoestoicos, explicó Capellán, tienen dos principios fundamentales. La primera es el equilibrio. “La sociedad tiene que reflejar ese equilibrio y la persona para vivir tiene que estar en equilibrio. El bienestar emocional. Por eso soy moderado y equilibrado”. La segunda es que no te afecte lo que hacen los otros, que cada uno responda de lo que hace por sí mismo. “Si bastante tenemos con la tarea, y más yo como presidente, de ocupaciones y de preocupaciones de dar cuenta de mis acciones, intento no preocuparme de lo que hacen los demás. Pasamos mucho tiempo en nuestra vida y nos amargamos y nos generamos problemas pensando en las decisiones de otros. Entonces mi principio y mi reflexión siempre es ‘Oiga, ¿yo puedo hacer algo sobre este ámbito de otras personas? Probablemente, no. Entonces intento concentrar todo mi esfuerzo en lo que yo hago”.

Con esta reflexión cerró el desayuno Capellán, dimos por finalizado el asunto, estrechamos unas cuantas manos, felicitamos por su cumpleaños a la presidenta del Parlamento, Marta Fernández Cornago, y salimos disparados para FITUR. Lo de la feria de turismo lo dejamos para la semana que viene, que creo que me estoy volviendo un poco neoStoichkov.

Subir