ARTÍCULO PATROCINADO

Un vino con Patricia Lapeña: «En materia turística, Logroño está muy por detrás de otras ciudades»

Es lo que tiene el otoño, que te regala días de cielo azul, un sol radiante y Logroño a tus pies. Jornadas en las que te sientes más logroñés que nunca, paseas por las calles de la capital rionana y ves cómo tu ciudad tiene encanto para dar y regalar pero, ¿todos somos concientes de lo que tenemos? ¿Estamos ‘vendiendo’ bien nuestra propia tierra?

La concejala del Grupo Municipal Popular, Patricia Lapeña, recorre con orgullo cada rincón de la ciudad y se lamenta por el abandono municipal en cuanto al turismo se refiere. «Hay que ser realistas, Logroño no es Madrid o Barcelona en materia turística. En 2019, el último año de referencia, se había constatado una tendencia ascendente bastante significativa en el número de personas que venían a visitarnos. Y ahí, con el cambio de Gobierno se paralizó todo».

Un vino con Patricia Lapeña | Foto: Riojapress

La joven señala que, con la excusa de querer deshacer todo lo conseguido hasta el momento e introducir una impronta propia, «el actual Ayuntamiento no ha sabido aprovechar lo que la ciudad ofrecía». Con la llegada del primer FITUR, el nuevo Ejecutivo «dejó clara su incapacidad a la hora de aprovechar el potencial de, por ejemplo, el V Centenario, una oportunidad única para captar la atención de visitantes, agentes y profesionales. No presentaron ni una novedad y a nivel de promoción no se hizo absolutamente nada».

Desde el Partido Popular, ya en la oposición, no dudaron en el camino que debían seguir: reunirse con los representantes del sector turístico para medir cómo estaba la situación y cuáles eran las cosas que ellos consideraban que podíamos impulsar desde «nuestra posición». La primera cuestión que se puso encima de la mesa fue la aprobación de una llamada ‘Mesa de Turismo’, una iniciativa que establecía una colaboración público-privada real donde se pudieran marcar cuáles serían las estrategias, los ejes y las acciones que se podían hacer a corto, medio y largo yendo todos a una. Una moción rechazada porque «el Ayuntamiento tenía su propia hoja de ruta que, por cierto, no ha seguido».

¿Enópolis? ¿CCR?

El día acompaña. El Rioja también. Y Lapeña, observando cada detalle que pasa a su alrededor, no se olvida de un elemento perteneciente a esa hoja de ruta «que hemos oído hasta la saciedad», el término enópolis. Un proyecto a nivel turístico de ciudad del que, a día de hoy, «no se sabe nada más que se ha presentado en dos ocasiones a la obtención de financiación y ha sido rechazado. Nadie conoce realmente en qué consiste y cada vez que se le pregunta al consistorio por él reponde que depende de la obtención de esos fondos que nunca llegan».

Dentro de este proyecto, la propuesta más sobresaliente es la del Centro de Cultura del Rioja (CCR), «el núcleo alrededor del cuál giraría esa ‘estrategia'». Un espacio que «se encuentra en peor situación que antes de la llegada de Hermoso de Mendoza al Ayuntamiento y eso que fue una de sus promesas electorales, su apertura inmediata. Comenzó la legislatura con el cese de la directora. Sin financiación no hay enópolis, sin enópolis tampoco CCR y así en bucle. Más de dos años con el principal hito de esa supuesta estrategia turística parada».

La propuesta del PP, abrir el centro poniendo en marcha una ‘Escuela de Vino’ que se convierta en punto estratégico en lo referente a la formación de máximo nivel relacionada con el vino. Desarrollar una oferta educativa, formativa y de investigación de calidad con alumnos no sólo de la ciudad o comunidad, sino de otros lugares de España e incluso del extranjero. «Y por supuesto, un espacio para que las bodegas de Logroño pudieran llevar a cabo sus catas, presentaciones de productos, formaciones…».

La pandemia, la mejor excusa

Mentiría si dijera que no se está en la gloria con el sol calentando y las espectaculares vistas de la Plaza del Mercado, La Redonda y esa calle Portales que tan vacía quedó durante los meses de confinamiento. Con el ir y venir ya recuperado, la pandemia centra ahora la conversación. El COVID ha afectado a todos y cada uno de nosotros de una u otra forma pero, el sector turístico, «ha sufrido mucho y nadie desde el Ayuntamiento ha hecho nada por apoyarle. No hubo ningún impulso municipal; toda la iniciativa pública se paralizó; no se hicieron licitaciones, no se quisieron abrir espacios y, por supuesto, nada de promoción para, por lo menos, que la gente no se olvidara de que Logroño existe».

Es más, Patricia subraya que la pandemia ha sido «una excusa para no hacer nada y para tapar su incapacidad promoviendo medidas que incluso han entorpecido la movilidad. Han dificultado el acceso de los vehículos a la ciudad, ya no al centro, sino a la propia ciudad. Decisiones como la de no abrir la nueva estación de autobuses también afecta a que no pueda venir un volúmen de visitantes que estaríamos en disposición de acoger, con el consiguiente perjuicio estético que tiene».

Y hablando de estética… «El Espolón, por ejemplo, no está como estaba hace cuatro años. Hay una especie de dejación en el cuidado y mantenimiento de la ciudad que hacen que Logroño no sea tan atractivo. Falta limpieza en el suelo, los elementos del mobiliario urbano están muy degradados, los parques y jardines no están cuidados… y esto es lo que nos trasladan los comerciantes».

Popuestas para hacer ciudad

Porque vivimos en una época de imágenes y si no, que se lo digan a Patricia, que es una apasionda de la luz que desprende la ciudad, «Logroño tiene que ser un destino apetecible, de esos que cuando lo veas en Instagram te den ganas de venir, volver y repetir. Porque en realidad es una capital muy fotografiable, paseas y ves arquitectura súper singular y para transmitir este mensaje hace falta hacer partícipe a los logroñeses, que tienen que ser los primeros prescriptores del destino. Y eso también hace falta, ese sentimiento de hacer ciudad».

Un vino con Patricia Lapeña | Foto: Riojapress

Precisamente ahí incide el PP, en poner en valor al logroñés como primer turista, hacer que los logroñeses conozcan cuál es la oferta, historia, tradiciones de su ciudad y se sientan involucrados.

«Es muy necesario reunirse de forma inmediata con el sector. Volvemos a estar en un punto cero en el que podemos definir cómo queremos que sea a nivel turístico Logroño los próximos años. Pero hay que hacerlo ya. Poner en marcha una campaña de promoción turística mañana mismo porque están todas las ciudades muy por delante de nosotros. Volvemos a recibir muchos turistas y puede venir más. De lo que va la cosa es de sumar y no restar. Ver qué cositas pequeñas se pueden hacer hasta que consigamos lo grande».

El vino se ha alargado, y es que este tema da para mucho, eso y que Patricia Lapeña conoce tan bien su ciudad como a sus vecinos, con los que se ha parado a hablar varias veces conociendo, para mi sopresa, obra, vida y milagros de cada uno. Su manera de hacer ciudad.

Subir