Deportes

Rodrigo Gómez: «El objetivo es que mantengan la ilusión por seguir aprendiendo»

«Yo soy formador antes que entrenador nacional UEFA Pro». Así ha empezado la conversación con Rodrigo Gómez, fundador de Cuna de Diamantes, la nueva escuela de tecnificación que ha abierto en Logroño.

Una escuela dirigida a niños y niñas nacidos entre 2006 (alevines) y 2013 (chupetines) en la que se les va a tratar de inculcar una metodología basada en la toma de decisiones con balón y sin balón. «Hay niños que son muy buenos pero no pasan el balón, entonces hay que enseñarles que tienen compañeros a su alrededor», explica Gómez.

«En Cuna de Diamantes podemos guiarles, en el sentido de que, en vez de hacer un regate, puede ser más sencillo dársela a un compañero para hacer una pared y luego meter gol. Hay que hacerles ver que forman parte de un equipo», añade.

La idea para este proyecto surgió cuando Rodrigo contempló que en el fútbol base había muchas carencias: «Me gustaría ayudar a desarrollar esos aspectos que están muy olvidados. Hay entrenadores que se centran más en el resultado que en la formación y eso hay que cambiarlo».

«Desde pequeños van a ganar, presionan a los niños… Hay que inculcarles, igual que a los entrenadores, a que haya respeto entre equipos desde la base», recalca.

La idea de esta Escuela de Tecnificación es la formación de una serie de valores a través del fútbol (compañerismo, respeto, relacionarse entre ellos, que haya buena comunicación…). «Que un niño del Tedeón se haga amigo de uno del San Marcial o EDF por ejemplo», comenta.

Cuna de Diamantes no cierra las puertas a nadie: «Estamos abiertos a todos los clubs. Ahora mismo hay niños apuntados del EDF, San Marcial, Tedeón, Berceo, Maristas y Agustinas». Por ahora hay inscritos 36 jugadores de campo y cinco porteros.

El objetivo de Rodrigo para este primer año es simple, que los niños que se han inscrito ese año, vuelvan el siguiente: «Que mantengan la ilusión por seguir aprendiendo». Para ello, impartirán la filosofía de la escuela: Dosis de observación del talento, complementar virtudes innatas de los niños y sobre todo cariño, apoyo e ilusión.

Los padres también aprenden

Y no solo los niños saldrán beneficiados con todo esto. Los padres son un pilar fundamental en la educación de sus hijos e hijas y esto, en Cuna de Diamantes lo saben. Aquí es donde aparece la figura de Chechu Martínez, profesor en el curso de entrenadores. Martínez va a impartir charlas a los padres para inculcarles una serie de valores y comportamientos, y que estos, a su vez, lo hagan con sus propios hijos. «Queremos que haya un seguimiento académico de los niños a través de los padres», ha explicado Gómez.

Ya en la charla de presentación del proyecto algunos padres salieron con un pensamiento diferente al que habían entrado. Gómez cuenta que Chechu Martínez les hizo preguntas como ¿Qué quieres para tu hijo? ¿Quieres que tu hijo sea el que gana los torneos o quieres que tu hijo aprenda? Son aspectos que en esta Escuela de Tecnificación quieren cuidar y sirven para que los padres también aprendan.

Otra de las situaciones que quieren enseñarles en estas charlas es a como asimilar el fracaso. De este modo, se lo podrán transmitir a los hijos.

Rodrigo, cuando ha sido preguntado sobre otras escuelas, ha apoyado la creación de estas: «Ojalá haya más porque al final esto es bueno para La Rioja. La calidad de los niños de aquí va a ser mejor». «Cuanto más refuerzo haya para el jugador mayor beneficio va a sacar el fútbol riojano, tanto en sus selecciones como en un futuro posible equipo en la élite», ha explicado.

Respecto al lío que hubo con el centro de tecnificación del Athletic en Oyón, el fundador de Cuna de Diamantes ha sido escueto pero conciso: «Han quitado la ilusión a los niños de vestir esa camiseta».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir