Firmas

Tinta y tinto: ‘Nadie escuchó al candidato’

Gonzalo Capellán tiene un problema, más allá de que ha dejado un poco de lado la práctica deportiva diaria desde que maneja los designios de esta nuestra comunidad. Después de estar varios años encerrado en un lúgubre despacho de la Universidad de La Rioja y de dar clase a casi adolescentes, tiene un pelín distorsionada la capacidad lectora del ciudadano (spoiler para el presidente: es prácticamente nula). Alejado de la política (que no del pequeño Logroño del poder) desde enero de 2020, sólo la falta de entendimiento entre los líderes del PP puso en marcha una operación en el verano de 2022 que culminó en una mayoría absoluta en mayo de 2023. Sin embargo, a tenor de las respuestas dadas por el presidente en la entrevista que mantuvo con NueveCuatroUno hace unos días para hacer balance de su aterrizaje al frente del Gobierno, parece que todavía tiene que asimilar un par de asuntillos sobre sus gobernados. Básicamente por una cuestión pragmática: es más fácil hacer entender a una persona qué ocurre en la cabeza de 350.000 que viceversa.

Salvo las preguntas referentes a los problemillas riojanos surgidos en estas semanas (gusanos en comedores escolares o falta de autobuses para llegar a clase), el resto de cuestiones se resuelven de una manera muy sencilla. Siempre con la misma respuesta. “Lo dije en campaña”. “Está en el programa”. ¿Por qué bajas los impuestos? ¿Por qué pides más trenes? ¿Por qué derivarás pacientes a la sanidad privada? ¿Por qué financiarás el bachillerato en centros concertados? “Lo dije en campaña”. “Está en el programa”. De hecho, a la cuarta o quinta pregunta sobre sus actuaciones de gobierno, me imagino su cabeza implosionando mientras intenta mantener el rictus para no mandarnos a todos a la mierda al grito de “si es que no me escucháis”.

Y he ahí su problema. Resulta que ahora, según su planteamiento, los ciudadanos tenemos que leernos los programas de los partidos y escuchar a sus dirigentes en campaña electoral para saber qué vamos a votar, que no vale con que Fulanito nos parezca guapo o que Menganito sea muy majo. ¡Vamos, hombre! ¿A dónde vamos a llegar? ¿A fiscalizar también si luego han cumplido con la palabra dada a sus ciudadanos? Es que esto es de no creer. Como si no tuviéramos suficientes estímulos en nuestro día a día con Facebook, Instagram, TikTok y el telediario que más nos reafirme en nuestra ideología. Si a la gente no le da por leer Rayuela o El Quijote cada cuatro años, cómo le va a dar por meterse entre pecho y espalda esos fantásticos brindis al sol con los que los políticos intentan convencer al ciudadano. Sólo el último del PP de La Rioja tenía 172 páginas y empieza tal que así: “Los riojanos somos gente luminosa, trabajadora, honesta, con talento y emprendedora”.

Yo me quedé ahí. No quise saber nada más de lo que decía porque me generó dudas esa descripción de nuestros paisanos luminosos (seguro que alguno te ha venido a la mente que no es ni trabajador ni honesto ni con talento ni emprendedor). Pero ahora resulta que Capellán se ha empeñado en demostrar a los riojanos que cuando metieron el voto en la urna el pasado 28 de mayo ya sabían lo que votaban y que los periodistas que preguntamos sobre su toma de decisiones somos un poco atontados. “Está en el programa”. “Lo dije en campaña”. Y todo se resume en que el presidente va a llevar a cabo su programa electoral (la mayoría absoluta ayuda, claro). Increíble. Pero cierto. “Hemos acostumbrado durante tanto tiempo a la gente a que los políticos no cumplan su palabra y a cambiar, que ahora el ciudadano puede extrañarse de que venga un político y un presidente que cumple estrictamente lo que está en su programa. Yo avisé desde el día 1 que esto no era solo un programa y un contrato con los ciudadanos sino un proyecto de futuro gobierno. Y que si ganaba las elecciones y los ciudadanos me daban su confianza era la hoja de ruta”.

Programa, programa y programa. El Gonzalo Capellán más Julio Anguita. Ambos, profesores y pragmáticos. Así, con esa forma de hacer política, vuelve a reafirmar el presidente riojano cuáles van a ser los designios de la comunidad durante, al menos, los próximos cuatro años. Porque una vez finalizada la entrevista y con algo de tiempo para darle una leída al citado programa electoral del PP, resulta que lleva razón el entrevistado. Por tanto, cualquier medida que adopte (por impopular que esta pueda parecerle a una parte de la sociedad) estará avalada por un “ya lo avisé” que los riojanos refrendaron en las urnas de forma abrumadora.

– ¿Impuestos? Página 27: Reduciremos todos los impuestos. […] Eliminaremos progresivamente el impuesto de sucesiones y donaciones en La Rioja, comenzando el primer año por eliminar el impuesto en las sucesiones y donaciones entre padres e hijos.
– ¿Conciertos con la sanidad privada? Página 82. Mejoraremos la lista de espera utilizando todos los recursos del sistema sanitario en nuestra comunidad.
– ¿Bachillerato concertado? Página 118. Reestableceremos las ayudas al bachillerato en centros concertados para que las familias con menos poder adquisitivo puedan elegir con libertad continuar la etapa de Bachillerato en los centros que libremente consideren.
– ¿Infraestructuras? Página 68. Solicitaremos a los operadores ferroviarios el incremento de las frecuencias de trenes existentes y la optimización de las posibilidades de trasbordo en las estaciones de las capitales cercanas.
– ¿Cómo paliar los problemas de salud mental entre los jóvenes? Página 119. Se incorporarán progresivamente personal experto en Psicología a los centros educativos, donde sus programaciones deben […].

Podría seguir, pero las ventajas de internet es que haciendo click aquí puedes consultarlo por ti mismo. Y así, también, saber qué va a pasar en La Rioja en los próximos años. Ya lo dijo el Gonzalo Capellán candidato, pero entonces nadie parecía escucharle. O sí y resulta que se nos había olvidado.

Subir