ARTÍCULO PATROCINADO

Logroño Deporte avanza hacia la sostenibilidad desde la cubierta de Lobete

Pocas veces se han activado tantas alertas como en los últimos meses en cuanto a la necesidad de optimizar los recursos energéticos. La crisis de Ucrania o la amenaza del cambio climático (que este año ha dejado temperaturas de récord en La Rioja) nos recuerdan que la búsqueda de la sostenibilidad va mucho más allá de un mero gesto de buena voluntad. Si a eso le sumamos el repunte exponencial de las tarifas energéticas, cualquier avanza en materia sostenible adquiere el carácter de capital.

Y en ese sentido, Logroño Deporte lleva meses manos a la obra para cumplir ese doble objetivo: ahorrar en la factura energética y contribuir a una sociedad más sostenible en cuanto a la administración de recursos. Una apuesta que se materializa en los casi 1.500 paneles solares que cubren el Centro Deportivo de Lobete, que permiten reducir hasta en un 20 por ciento el consumo de luz que requiere el edificio para su correcto funcionamiento.

«Apostar por las energías alternativas es un compromiso con la protección de nuestro medio ambiente y con una gestión eficiente de los recursos públicos», señalaba días atrás Rubén Antoñanzas, durante una visita a la cubierta solar de Lobete. El presidente de Logroño Deporte recuerda que «el gasto de nuestra red, con 35 centros, era ya muy elevado, pero en este último año se ha prácticamente duplicado. De no haber tomado medidas hubiéramos tenido que pagar hasta el triple, pero era una gran responsabilidad y hemos logrado contener el gasto».

La actuación se ha acometido con el apoyo financiero del Fondo Europeo de Desarrollo Sostenible, dentro de su programa ‘Una manera de hacer Europa’. Gracias a esta fórmula, de los 522.065 euros que ha supuesto la dotación de este nuevo sistema, 317.224 han sido aportados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), entidad que gestiona estos fondos europeos.

La fase de instalación de los paneles fotovoltaicos ya se ha completado y únicamente falta la conexión a la red de energía, un proceso que se llevará en las próximas semanas.

El último de muchos pasos previos

Antoñanzas recuerda que la utilización de energías alternativas no es algo novedoso para  Logroño Deporte. Sin ir más lejos, en la misma cubierta de Lobete había otros paneles de los que se han aprovechado los anclajes para las actuales placas y se han reciclado las planchas, en aras de optimizar la sostenibilidad de la actuación.

Lobete es una de las instalaciones con mayor gasto energético de la ciudad, ya que acoge servicios como la Pista de Hielo, el Espacio Hidrotermal, las piscinas climatizadas y la cancha polideportiva. Hay también placas en La Ribera. De hecho Antoñanzas recuerda que conectarlas fue una de las primeras decisiones que tomó al llegar a la Concejalía.

FOTO: EFE/Raquel Manzanares

Las placas solares de Lobete representan la última actuación de programa de medidas encaminadas a optimizar la eficiencia energética en la red de instalaciones de Logroño Deporte. En virtud del mismo, y de forma paulatina, la entidad está reemplazando las luminarias analógicas por otras de tipo led, se renuevan las salas de calderas, se realizan ajustes de potencia eléctrica y se implantan sistemas de telegestión.

Para los grandes proyectos que suponen una fuerte inversión para las arcas municipales, desde el Ayuntamiento se ha redactado y presentado para su financiación dentro de los fondos europeos Next Greneration el de remodelación de la Pista de Hielo, una de las instalaciones que soportan mayor gasto energético. Asimismo, se trabaja también en el proyecto de transformación de la iluminación del Estadio de Las Gaunas.

«Somos conscientes de la responsabilidad que asumimos al ser una de las áreas municipales con mayor consumo energético. Llevamos tiempo trabajando pero el incremento de los costes nos ha llevado a apostar aún más por estas medidas de eficiencia energética», subraya Antoñanzas.

Subir