La Rioja

Mario Herrera: «He recibido cero presiones del Gobierno; todo ha sido cariño»

El ya exdirector general de Participación del Gobierno de La Rioja, Mario Herrera, ha concedido este miércoles a Radio Rioja Cadena SER la primera entrevista tras su dimisión, en la que se ha vuelto a presentar como una víctima tras su accidente en Nochevieja y 26 días sin explicaciones al respecto.

¿Qué ocurrió aquella noche? Poco ha revelado Herrera que no se hubiera apuntado antes. «Había hielo en la carretera y casi nos matamos. Me quedé en shock y, a partir de ese accidente, se aprovechó para destrozarme la vida a mí y a mi familia». «Se ha buscado carnaza, se ha hartado todo de ‘fake news’ y desde el 1 de enero lo único que se han dicho son mentiras. Se ha puesto en cuestión todo del accidente», ha indicado, asegurando que «jamás había visto una cacería como la que estamos sufriendo mi familia y yo».

El ya exalto cargo del Gobierno riojano ha asegurado que tras el accidente «solo hay una sanción administrativa de 100 euros por no señalizar el coche. Más allá de eso no hay nada. No sé si eso justifica una salida». «Hay que plantearse muchas cosas en este país en el que un alto cargo público tiene que dimitir por amenazas y por un ambiente irrespirable, no por su gestión».

Mario Herrera ha sido tajante sobre si el Gobierno de La Rioja ha presionado para forzar su dimisión: «No solo no he recibido presiones del Gobierno para dimitir, sino que tengo que agradecer el apoyo total de la consejera, de los funcionarios, del director de comunicación de la Consejería… Por parte del PSOE he recibido cero presiones. He recibido cariño y la llamada de la presidenta para mostrarme su apoyo. De todo el arco progresista he recibido un apoyo férreo», ha recalcado.

El exdirector general de Participación ha insistido en el «fascismo» como la principal causa de su dimisión: «Cuando alguien, ejerciendo un cargo público, dimite por un ambiente irrespirable y no por su gestión es un triunfo del fascismo. Es una pérdida para la democracia, independientemente de que me haya tocado a mí y se me haya perseguido por ser de Podemos».

Herrera ha defendido que, aunque presenta la denuncia por amenazas «a título personal», la grabación de su mensaje ‘de despedida’ se haya realizado en una sede oficial, como al de su Consejería: «Está grabado en el despacho porque era director general de Participación». Ahora, pide a la Justicia diligencia: «Espero que los culpables paguen las responsabilidades penales que correspondan, pero sigo recibiendo amenazas y chanzas de la extrema derecha».

Por último, Mario Herrera ha subrayado que «no me van a echar de la región, por mucho que la ultraderecha presione para ello». «Tengo una trayectoria profesional fuera de la política, se me han pasado las ganas de seguir participando en política y continuaré con mi trayectoria profesional».

Subir