Deportes

El EDF, ante su inicio de curso más exigente: «Lo tenemos marcado»

Foto: EDF

El EDF resta los días para comenzar una temporada tan atípica como ilusionante. Tras quedar séptimas en liga antes de la llegada del coronavirus, las pupilas de Gerardo García León quieren consolidarse entre las mejores del panorama nacional. Veinte jugadoras componen el bloque: Pamela Tajonar e Isabel Longa (porteras); Lorena Valderas, Daniela Caracas, Inés Altamira, Marta Cazalla, Raquel Infante y Leti Méndez (defensas); Grace, Carolina Marín, Ana Velázquez, Silvia Ruiz, ‘Chini’, Nothando Vilakazi y Julie Tavlo (centrocampistas); Ida, Olga García, Judith, Rebeca Elloh y Jade (delanteras).

El técnico ansía comenzar: «Ellas tienen mono de fútbol, de iniciar la competición; es lo que más nos gusta y esperemos que no haya ningún inconveniente para empezar la temporada». Un arranque que guarda emociones fuertes: debut contra el Levante (3-4 de octubre), partido pendiente de semifinales de Copa de la Reina frente al Athletic en Las Gaunas (7 de octubre) y visita al Barcelona (10-11 de octubre): «Pensamos primero en el Levante y después nos centraremos sin dejar de lado la Copa. Sabemos el calendario que hay y tenemos que estar preparadas para sacar el máximo rendimiento. Tenemos marcada esa semana en la agenda».

Jugar unas semifinales del ‘torneo del KO’ no se hace todos los días: «Será un partido histórico, vamos a intentar llegar en las mejores condiciones de público. Ojalá permitan la presencia de público, sería muy importante que la afición pudiera ver este partido». Sin embargo, la situación sanitaria en La Rioja es ciertamente preocupante, así que las dudas se disparan: «Nosotras estamos siguiendo los protocolos de los entrenamientos, tenemos que estar lo más aislados posibles. En casa cada uno tiene su vida, tengo mis hijos y mi mujer y se pueden contagiar fuera. Dentro de lo que podemos controlar, estamos haciéndolo bien».

Mientras la liga de fútbol masculina ha gastado ingentes recursos para asegurar la viabilidad sanitaria en Primera y Segunda División, clubes como el EDF no pueden permitírselo: «La Liga se ocupaba prácticamente de todo y eso son muchos gastos. Hacer tantos PCR para un club que no tiene el soporte de un equipo masculino en la máxima categoría es prácticamente inviable». Por ello, valora la actitud del club y cree que las normas sanitarias se están respetando. Hace semanas, el equipo ya tuvo que suspender los entrenamientos por tres positivos por coronavirus. Afortunadamente la situación no fue a mayores.

Incógnitas que dificultan al equipo incluso la celebración de partidos amistosos. Como ya ha hecho en varias ocasiones durante este verano, la entidad presidida por Iván Antoñanzas ha elegido Ezcaray para probarse frente al Alavés (victoria por 2-1): «Es difícil que haya más amistosos, lo estamos intentando, a ver si nos dejan o no, a veces coges una hora y ya tienen partido en esa instalación».

Ante la falta de partidos, el conjunto ha puesto mucha importancia en la preparación física. Por ejemplo, los montes de la Primera Villa Turística de La Rioja han sido un buen escenario para que el bloque de Primera Iberdrola cogiera fondo físico y llegara a esta temporada con las pilas completamente cargadas. En esta nueva realidad, toca buscar alternativas. Será una temporada dura, de supervivencia y lucha frente a la pandemia. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte y a ello aspira el fútbol femenino en su último año como categoría no profesional.

Subir