Deportes

Tobillos de goma para un nuevo playoff

Pedrito en la frontal es otro tema. Pedrito desde la frontal abre las puertas al paraíso. A Pedrito le cuesta volver hacia atrás, a Pedrito le supera el ritmo de Urbieta, Ellakuri y a buen seguro de Gobela, que está por venir; pero a Pedrito en la frontal no lo para nadie. Tiene a su disposición dos tobillos de goma. Los gira a su antojo para hacer creer que el asunto, que es la pelota, irá hacia un lado para finalmente acabar por el otro. Pedrito en la frontal decide partidos.

Y vaya si lo sabe un perro viejo del fútbol de bronce. Ve la calidad a leguas de distancia, y saborea el pase final desde horas previas: se desayuna Rayco imaginando pases así, porque esa definición a él le sale por puro instinto. Lo sabe un tipo al que el fútbol directo, ese que habitulamente practica su equipo lejos de Las Gaunas, pues no le sienta del todo bien. Lo sabe un Rayco de tobillo tan elástico como la seda, que sabe a lo que juega Pedrito, pues fue como él cuando aún era sub’23.

Carles Salvador y Marcos André tratan de parar al poderoso Veiga.

Rayco sabe lo que piensa Pedrito y por eso le espera, le busca, le acerca la pelota y aparece a su espalda para que Pedrito proceda con el pase final. Lo de clavarla en la escuadra es cosa de Rayco, con un tobillito que para sí quisiera el resto. Pedrito y Rayco, en la frontal, son cosa fina. Ganan partidos. Pero claro, antes, necesitan el trabajo de Ander Vitoria, Marcos André y Olaetxea, que esto no deja de ser la Segunda B del metro cuadrado más caro del norte de España. Sin lo uno no existiría la posibilidad de lo otro.

Dos tobillos elásticos y de playoff para una jugada en el minuto 79 que vale la firma en el contrato de un nuevo playoff de ascenso, que vale su peso en oro, que viene a explicar lo que es este equipo: veteranos en acción lanzados por jovencitos que ni muchos menos están confundidos. Dieron un paso al frente los Bobadilla, los Víctor López, los Marcos André, y el gran Caneda, claro… cuando tenía Sergio Rodríguez la soga al cuello. Y lo ha dado también Pedrito cuando ha visto que jugar estaba realmente caro. Ha aprendido que el currículum sirve en estas peleas más bien para poco o para nada.

Tras seis jornadas sin aparecer prácticamente por las convocatorias, Pedrito, trabajando lejos del área, ha sabido ir reconduciendo su situación. Ha sabido ir situándose cada vez más y durante más tiempo cerca de la frontal, y así ganar partidos. Porque Pedrito ha salido en Zubieta, ante un filial, a ganar el partido, en sustitución de un Ñoño se ha topado una y otra vez contra su propia frustración por la pérdida de protagonismo en las últimas fechas.

Andy le disputa una pelota a Olaizola.

Al gaditano le toca masticar piedras, como lo han hecho otros antes. Como a Flaño, como a Borja, como a Santamaría (cuando estaba sano), como a Santos, como a Paredes, como a Rubén Martínez, como a Olaetxea… o como le ha tocado al propio Rayco. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Tras unos cuantos partidos más bien regulares, el canario ha vuelto a ser suplente. Y lo primero que ha hecho en Zubieta, ya sobre el césped en la segunda mitad, ha sido dar dos tapadas a destiempo, llevarse una amarilla… y lo cuarto, con esa mismas intensidad, quizás perdida en las anteriores citas, definir con su tobillo derecho la pelota a la escuadra más lejana para ganar un partido que parecía abocado al habitual empate a cero.

Tras tres ocasiones a bocajarro falladas por Marcos André, Olaetxea y Pedrito… lo de ganar parecía ya lejano. Hasta que dos tobillos elásticos se han unido para dejar el playoff visto para sentencia y abrir el sábado que viene las puertas de Las Gaunas, que debe engalanarse como pocas veces hace, pues en juego está ser segundo en disputa directa contra la constante curva que jamás ha sabido tomar este equipo en sus diez años de trayectoria: ganar y superar al Mirandés. Un nuevo reto en lo que cada vez más gente observa como una buena oportunidad para hacer historia de la buena.

Contará para ello la Unión Deportiva Logroñés con los tobillitos elásticos de Rayco y Pedrito, con el trabajo previo de Ander Vitoria, con ese nivel superior de Marcos André… con Andy, con Carles Salvador, con Iñaki, con Juan, con Caneda… y por supuesto con el público de Las Gaunas, que pide y pide y sigue pidiendo, y ahora que le dan, lo más acertado es devolver un entradón que anime lo que es prácticamente un derbi por la segunda posición, lo que es sin duda lo más parecido a un partido de playoff, que los riojanos acaban de dejar prácticamente visto para sentencia tras su segunda victoria a domicilio en una semana. Ellos ponen sus tobillos, y Sergio Rodríguez pide más gargantas.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir