Gastronomía

Desayuno con estilo: de tertulia íntima con Lorca (II)

Levanta la cabeza de su café con leche y da la sensación de que anda sacando filo al tercer verso en su particular comentario de texto de buena mañana. Porque resulta que le está recitando Federico García Lorca movidas importantes: (…) que el mar la salvaría del sueño te vi flotar a ti, flor de agonía, (…); y se sumerge más si cabe en su introspección. Su mañana está siendo íntima y personal. Charla consigo mismo agitado por los versos de Lorca, que pinta las mañanas de los clientes y también las paredes de este local del centro de Logroño. Lorca en la Plaza de la Diversidad de la capital riojana, en un bar llamado El Tertulia. Algo hemos mejorado desde aquel 18 de agosto de 1936.

(…) Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros (…) Sigue Lorca acunando a los que van llegando. El poeta y sus versos, perfectamente acompañado por lo que suena a través del hilo musical. Fusión ideal para dar los buenos días a los clientes habituales, que son muchos, y a los otros, a los que pasan por allí para protegerse del frío para arrancar la mañana en buenas condiciones.

El Tertulia es una referencia a eso de las nueve de la mañana. Es su hora punta. Y las responsables del espacio se agitan en coreografía entrenada jornada tras jornadas para despachar cafés, zumos, desayunos salados, los dulces, las rebanadas de pan rústico, las que van con el artesanal… El Tertulia se ha hecho un espacio en Logroño para dar desayunos entre semana. Se respira tranquilidad pese al ajetreo que requiere el atender con agilidad a un número importante de clientes, que tienen la misma prisa pero las mismas ganas de arrancar la mañana en este lugar.

Desayuno dulce, desayuno salado, desayuno campero, desayuno mixto y desayuno vegetal. Siempre con el zumo recién exprimido, el café recién molido, en un espacio tranquilo mientras la rontonda de Murrieta se agita con familias de un lado a otro para llegar al colegio y al trabajo casi al mismo tiempo. Y pronto llegarán los primeros peregrinos, que ocuparán de buena mañana cuando el cuerpo pida terraza. Le pilla de paso hacia Navarrete, y se detienen para planificar la ruta y afrontar los primeros pasos con la mejor energía. Porque como remata Lorca en El Tertulia: (…) y que hay puertas al mar que se abren con palabras (…).

Más propuestas

Croissants, napolitanas de chocolate, tortilla de patata, bocatitas de jamón como tomate, mollete de huevo frito, jamón cocido y pimiento verde… La barra del Tertulia permite salirse de los desayunos preestablecidos. Porque cada uno busca su desayuno perfecto. Queremos saber cómo desayunan los riojanos, qué bares merecen la pena para comenzar el día. Un lector nos remite «el mío de toda la vida, aprendido de mi madre: un tazón de té, un zumo de naranja, una rebanada de pan integral con aceite y queso, y una con mantequilla y mermelada de naranja amarga».

En casa, el desayuno es una feliz rutina. Fuera, también lo es. «Sin duda cuando salgo a desayunar: al Lorca», en Logroño. No dice un lector que destaca por «su calidad, precio y buen ambiente». Destaca: «Todo bien servido y los camareros son super profesionales». Cierra su mensaje con un confesión: «Tengo q añadir que me pilla cerca del trabajo». Dos recomendaciones más por parte de los lectores. «La tapioca de café y zumo del Aromas y Semillas», nos remite Déborah. Y otro lector nos sitúa en el TRES60: «En el parque San Adrián. En invierno, viernes, sábado y domingo; y en verano todos los días». Nos recomienda para comenzar el día: «El de croissant con huevos revueltos a la carbonara. Es un gran descubrimiento».

Dinos dónde desayunas y motivos para conocerlos. Aceptamos sugerencias en el email [email protected] y en el número de Whatsapp +34 602 262 881.

Subir