Deportes

Los capitanes del derbi logroñés piden «una fiesta» en Las Gaunas

Son dos de los grandes referentes entre los futbolistas riojanos. Cada uno con su estilo y sus particularidades, como metáfora perfecta de lo que representan sus clubes. Miguel Ledo e Iñaki. Iñaki y Miguel Ledo. Dos capitanes que lucen a gala los brazaletes de dos formas de entender el fútbol que este sábado (19 horas) medirán fuerzas en el Municipal de Las Gaunas.

Los integrantes más respetados de los dos Logroñés -la Unión Deportiva y la Sociedad Deportiva-, en cambio, sí comparten punto de vista sobre lo que quieren en la gran cita del fútbol en la capital: «Que sea una fiesta desde el respeto y el buen ambiente».

Miguel Ledo. | FOTO: SD Logroñés.

Así lo han verbalizado este miércoles en la síntonía de SER Deportivos (Cadena SER La Rioja), donde han demostrado que ninguna rivalidad justifica la animadversión personal. «Que cada uno anime a su equipo y que todos se marchen contentos con la actuación de sus jugadores», ha deseado Iñaki Sáenz, mientras que Ledo cree que el derbi «tiene que ser una auténtica fiesta, sin mal rollo, cada uno animando a su equipo».

En esta ocasión actuará como local la SD Logroñés, que necesita un triunfo para alejar definitivamente a los fantasmas del descenso a Segunda RFEF. Enfrente, una UD Logroñés obligado a ganar para acortar la pasarela hacia el playoff de ascenso a Segunda. Y ambos capitanes coinciden en que los dos equipos de Logroño conseguirán sus objetivos a final de curso.

«Creo que lo tienen conseguido», apunta Iñaki, quien destaca de la SD Logroñés que «en la primera vuelta ya se vio que nos pasaron por encima; hacen muy buen juego y les da para llegar holgados al objetivo». Ledo tampoco escatima en piropos hacia el rival: «Es un equipo muy completo, que tiene gol, defensivamente muy sólido y tienen a un entrenador que nos tuvo el año pasado, que también puede afectar».

Otro punto en común entre los baluartes de ambas plantillas: ninguno de los dos ha aceptado firmar un empate este sábado. El derbi garantiza, por tanto, una ardua batalla sobre el césped y, de cumplirse el deseo de los capitanes, una colorida fiesta en las gradas.

Subir