Gastronomía

San Millán recupera los «prestiños» del siglo XVI por carnaval

San Millán de la Cogolla es sinónimo de lengua. De lengua para hablar, pero también para paladear. Para paladear dulces tan sabrosos como los prestiños, unos delicados bocados que ya se elaboraban en el siglo XVI en esta localidad del Valle del Cárdenas y que la Asociación Tierras de San Millán recuperó en 2020 y que, tras dos años de paréntesis por culpa de la pandemia, vuelve a elaborar nuevamente para deleite de los visitantes que se acerquen el 26 de febrero, Sábado de Carnaval, a este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad.

Estos dulces, cuya venta se producirá en la plaza situada junto a la portería del monasterio de Yuso en horario de 11,30 a 14 y de 16 a 18 horas, son conocidos en otros lugares de España como pestiños, su origen probablemente es andalusí, gozaron de especial fama en los siglos XVI y XVII y están condimentados con harina, huevo, mantequilla, anís y azúcar, si bien en San Millán, el 26 de febrero, habrá una remesa sin alcohol para los niños. En la primera edición, se agotaron las existencias a las pocas horas, por lo que este año la organización ha tomado nota del éxito para que nadie se quede sin su ración.

En los siglos XVI y XVII, prestiño era sinónimo de panadería, de obrador. Está documentado que en 1618 se alquila el prestiño de San Millán de la Cogolla y su molino al panadero Miguel Barreyuso por 4 años. En 1625, figura un nuevo contrato a Mateo Tricio por espacio de 5 años. Este obrador estaba situado en la vertiente oeste del monasterio de Yuso y por eso la calle que discurre por ese lugar, junto a los restaurantes El Asador y La Posada, se llama precisamente así: calle Prestiño.

Con la recuperación de este postre, la Asociación Tierras de San Millán quiere unir esfuerzos con la Administración regional y con los Ayuntamientos de la zona para añadir atractivos al denominado Valle de la Lengua, uno de los ejes de desarrollo turístico, cultural y económico para los próximos años en nuestra Comunidad Autónoma.

El 26 de febrero, y atendiendo a la otra acepción de la palabra lengua, los visitantes también tendrán la posibilidad de adquirir publicaciones con temáticas vinculadas a esta hermosa y sorprendente zona de La Rioja.

Subir