Deportes

La SD Logroñés resiste y logra un histórico triunfo frente al Deportivo

Foto: SD Logroñés

La SD Logroñés ha logrado un histórico triunfo frente al Deportivo (1-0), gracias a un tanto de Soberón en la segunda mitad. Lección de aguante y puntería de los locales, ante un gigante con pies de barro. Aprovechando la fragilidad defensiva de su rival, los blanquirrojos han leído perfectamente su momento, acompañados por otro acierto de Raúl Llona desde el banquillo. Esta buena lectura táctica ha dejado de ser noticia. 33 puntos para la Sociedad, colocada en mitad de tabla y doce puntos por encima del descenso. Balance muy satisfactorio.

Los riojanos han alcanzado una enorme victoria a base de resistir una auténtica tromba deportivista. Porque los de La Coruña las han tenido de todos los colores, pero los locales han embocado a gol en su primer disparo entre los tres palos. Bien pasada la hora de juego, un saque de esquina ha abierto el camino hacia el triunfo para los de Raúl Llona. Soberón, recién entrado al terreno de juego, ha rematado en el segundo palo. Historia para la Sociedad, que ha conseguido mantenerse invicto frente al Deportivo en esta liga, empate en Riazor y ahora, esta victoria.

Los gallegos, favoritos al ascenso, han asumido su rol protagonista desde el primer minuto. Acompañados por más de medio millar de ruidosos fieles, los muchachos de Borja Jiménez han instalado sus líneas en terreno enemigo. Posesión constante, muchas llegadas al área y continuos disparos hacia la portería de Víctor Vidal. Pasado el primer cuarto de hora, Mario Soriano ha disparado a la base del poste dentro del área. La tormenta coruñesa no aflojaba, con otra madera antes del descanso y varias ocasiones muy claras.

En ese contexto, los pupilos de Raúl Llona han tenido que adaptarse a un plan alternativo, el contragolpe. Sandoval y Calderón han actuado en los extremos, buscando lanzar centros hacia Jon Ander. Emilio no estaba teniendo protagonismo, muy bien tapado por Bergantiños. Pese a todo, a la Sociedad le ha bastado muy poquito para generar mucho peligro hacia Mackay. Calderón ha estado a centímetros de conseguir el gol, primero al no empalar un cabezazo a bocajarro y después, en un envío raso que hubiera acabado en la red con solo tocarla.

Foto: Deportivo de la Coruña

Pasaban los minutos y las esperanzas de conseguir algo positivo iban acrecentándose. No era una mañana para estilistas, sino para estajanovistas. Había que trabajar, pelear y dejarlo todo para poder sacar un resultado positivo. Seguía el avasallamiento visitante, incluso en área pequeña. A los gallegos no les valían las tablas, sacando a Miku al verde. Tampoco a los locales, con la triple salida de Arnedo, Córdoba y Soberón. Y casi después de entrar, este último ha mandado la pelota a las mallas. Explosión de júbilo.

La Sociedad estaba consiguiendo una auténtica hazaña. Tumbar a un equipo como el Deportivo era inimaginable para los blanquirrojos solo algunos años atrás. Aunque los presupuestos, las plantillas y la calidad suelen ser determinantes a largo plazo; a un encuentro todo puede pasar. Así ha ocurrido, en una soleada mañana que quedará en la memoria ya de los aficionados blanquirrojos. Tras encajar, al favorito le han entrado todas las dudas contra todo pronóstico, estancados ante un gran rendimiento defensivo.

Lejos de acularse, el equipo se ha venido arriba por momentos y Adrián Lapeña ha estado a punto de hacerse un autogol. Los fantasmas han aparecido en el bloque de Riazor, que venía de caer frente al Real Unión e iba camino de sumar la segunda derrota seguida. Una chilena muy estética de Miku ha sido lo más peligroso de un largo sitio con el «¡Sí se puede!» de la grada. Xiker primero y Zarra después, han agotado los cambios para la Sociedad.

Y al final, se pudo, tras un sufrimiento agónico. Con Mackay incorporado al ataque, la ha tenido el Deportivo con un remate fuera. Celebración tremenda en la grada y la próxima cita para los riojanos será frente al Real Unión en Gal (sábado 19:00). La fe ha tenido premio y el 13 de febrero de 2022 pasará a la historia blanquirroja con letras de oro.

Subir