Gastronomía

Nublo conquista otra estrella Michelin para el firmamento de la cocina riojana

Nublo se corona con su primera estrella Michelin, la sexta para la cocina riojana

Torrente de emociones en la Gala de la Guía Michelin España y Portugal 2021. El nuevo reparto de estrellas ha irrumpido este martes con un fogonazo de sorpresas en el firmamento de la cocina riojana. A los cinco astros de los que gozaba la comunidad hasta ahora, con las dos del Portal de Echaurren (Ezcaray) y las estrellas de Venta Moncalvillo (Daroca), Kiro Sushi (Logroño) e Ikaro (Logroño), se suma ahora un nuevo foco de luz al corazón de una de las ciudades que dio los primeros pasos en el alumbrado del país.

Los fogones jarreros del Restaurante Nublo han sucumbido al paladar de los críticos para consagrar un año más a la región como la comunidad que más brilla en el horizonte nacional con el mayor número de astros por habitante.

Desde este palacio gastronómico del siglo XVI, caracterizado curiosamente por su cocina sin gas ni elecricidad, Miguel Caño, Llorenç Sagarra, Caio Barcellos y Dani Lasa han colocado a Haro en el Olimpo culinario. Cuatro cocineros salidos de las cocinas de Mugaritz que ya alzan su estrella y ahora el cielo de Haro se abre a claros para lucir más despejado que nunca.

Miguel Caño (Restaurante Nublo) | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

El jarrero Caño se refiere a su restaurante como un «ensayo». Así lo definía hace escasas semanas durante el II Foro Diario de Vendimia celebrado en Bodegas Ontañón: «Somos el último local que ha abierto en Haro con pandemia. Somos un equipo nuevo, con propuesta atrevida y un tiquet medio más elevado que el resto. Llevamos cuatro meses y tenemos 25-30 plazas. Es un ensayo. A veces estamos llenos con 22».

Un local que reúne diferentes perfiles (local, ‘instagramer’, ‘foodie’…) y en el que sus miembros todavía están «en búsqueda de lo que somos». El equipo de Nublo arriesga en cada plato que hace: «Probamos con platos que sean solo blancos. O postres con verduras, y así van saliendo cosas. Servimos mosto de vendimia como aperitivo y nuestros compañeros viticultores son nuestros cómplices. Ahora estamos acercándonos al viñedo, con hojas de parra, pánpanos, fermentación…».

Año redondo este 2021 para la familia Caño, que hace escasos meses colgaba un ‘Solete’ de la Guía Repsol por su trabajo en el Bar Los Caños de la Plaza San Martín de Haro, puerta con puerta con Nublo. Un reconocimiento a las tapas y pinchos que inundan la barra de «uno de esos sitios que recomendarías y pensado para que tanto los autóctonos como los viajeros descubran dónde se come rico a un precio asequible», tal como destacan los expertos de la Guía.

Las otras estrellas riojanas

Iñaki Murua y Carolina Sánchez (Ikaro).

Un reconocimiento que no llegaba a tierras riojanas desde hace tres años, cuando la pareja del Íkaro se hizo con la codiciada estrella en Lisboa. Iñaki Murua y Carolina Sánchez situaban así a la región, y en concreto a su capital, en la cúspide del mapa gastronómico nacional.

Félix Paniego, junto a su madre, Marisa Sánchez.

Fue con el laureado Francis Paniego con quien comenzó este viaje por la galaxia Michelin allá por 2004, con la primera estrella aterrizando en el Portal de Echaurren y, nueve años después, logrando que se convirtiera en el único restaurante riojano con dos estrellas.

Ignacio Echapestro (Venta Moncalvillo).

En 2010, Ignacio Echapestro colocó a Daroca en el mapa como la localidad más pequeña del munco en tener una estrella Michelin desde su restaurante Venta Moncalvillo. Cocina de vanguardia con productos de proximidad y con su hermano Carlo como gran aliado para elegir el mejor vino de acompañante.

Félix Jiménez (Kiro Sushi).

Y a los siete años el panel de expertos de Michelin volvió a fijarse en los platos riojanos, aunque en esta ocasión con un aire oriental. El alfareño Félix Jiménez formado en Japón deleitó con su carta del Kiro Sushi a los paladares más selectos. Un repaso por las mentes y manos que cocinan reconocimientos desde hace casi dos décadas para colocar La Rioja en el firmamento gastronómico.

Subir