Firmas

Vending en el Parlamento

Han puesto un vending en el Parlamento. Menudos Kinder Bueno a 80 céntimos, KitKat a 75 y Mini Choco Chips Bio Organic a un euro. Mención aparte para las cocacolas y los kases, también a 80 céntimos, y las palmeras de chocolate a 75. La máquina de café, también nueva, ni mirarla ante esa maravilla de máquina expendedora. Si llego a llevar algo de calderilla este jueves, me pillo una ensalada de pasta aunque tuviera que hacer caer antes la ensaladilla rusa (2,50 euros para liberar la oprimida ensalada de pasta en segunda posición de la fila y 2,50 euros para conseguir el deseado plato).

No conviene acudir con mucho dinero a los sitios frecuentados por políticos, ya sean estos del gobierno o de la oposición. No sería la primera vez que vas a tomar un cafecito al bar de enfrente, en la era prevending del Parlamento, y surgen diputados, directores generales y consejeros como si hubiera una carretera que inaugurar. Acabas pidiéndole al camarero del bar que te fíe, solicitando al banco un préstamo para ir a pagar al día siguiente y con una deuda insalvable para los próximos veinte años. De ahí, a la indigencia, un par de reveses más de la vida. Y todo sin comerlo ni beberlo cuando tú ibas a tomar un simple cafecito con el que obtener algo de información.

Cuando eso te ocurre, lo mejor es volver corriendo a casa y coger la primera mochila que tengas a mano. Un par de mudas limpias y a cualquier aeropuerto que no sea el de Agoncillo. Hay que abandonar el país en el menor tiempo posible y buscar una nueva vida en el extranjero, sintiéndolo mucho por la novia, la familia y los amigos. Los grandes males requieren grandes remedios. Y así, una tranquila sesión en el Parlamento, se convierte en una huida hacia delante por no pagar un cuenta que ascendería a varios presupuestos de Celso González, incluyendo tanto el gasto no financiero como el gasto financiero.

La verdad es que lo del vending es un gran adelanto. Ya se va notando la profesionalización, más allá del aumento salarial de sus señorías. Tanto es así, que está colocado junto al baño por lo que pueda pasar con tan magnas delicatessen. Si el café es de «efecto rápido», no hace falta que te vea medio hemiciclo corriendo por el pasillo camino de la mayor exclusiva del mes. Al fin y al cabo, a las paredes del antiguo Convento de la Merced suele llegar el pescado más vendido que a Merca Madrid. Por eso, en la segunda jornada del Debate sobre el Estado de la Región, la presidenta Concha Andreu repescó el único anuncio «grande» que no había realizado el día anterior: el Centro Nacional del Envase y el Embalaje con 40 millones de euros. Nada que no se supiera, ya que su ubicación continúa siendo un misterio.

La única sorpresa la ha dado este jueves Jesús Ángel Garrido (PP). Tono sosegado el del portavoz popular, menor ironía de la habitual y una oferta para Concha Andreu de esas que sí se pueden rechazar porque no hay giro de sillón ni acento italiano ni voz ronca ni gato que acariciar: siete pactos para el desarrollo de La Rioja. Los pactos de Jesús Ángel. Con José Ignacio Ceniceros de retirada y sin líder a poco más de año y medio para la cita con las urnas, al PP le urge legitimar una cabeza que convierta los ofrecimientos de partido en creíbles, las críticas más duras en un ataque de peso al Gobierno y los discursos en pasos a seguir para retomar el poder en el Palacete.

Mientras este llega y Garrido lleva la voz cantante del centro-derecha en el nuevo Parlamento con Vending, Pablo Baena (Ciudadanos) ha decidido no salirse de su guión para centrar su discurso en la consejera sin Consejería, Henar Moreno (también conocida como Henar Maduro), a quien le atribuye el poder de manejar las políticas del Gobierno de La Rioja a su antojo. En la primera intervención del portavoz naranja, 28 alusiones directas a la líder de IU: «La reina Roja». Una por minuto. Podríamos decir que se trata de una obsesión. El enemigo entre la niebla. El comunismo de la gran estepa rusa. El chavismo del Palacio de Miraflores. El socialismo del Malecón de La Habana. Tanto ha sido el protagonismo que le ha dado a Henar Maduro, que esta sólo ha podido agradecer que le hagan tan importante campaña de cara a las próximas elecciones.

Solventado el Debate sobre el Estado de la Región con el clásico carrusel de anuncios realizado desde el Gobierno, la vida política vuelve a la normalidad. Ahora toca poner en práctica todo lo prometido durante estas dos últimas jornadas. A la espera de los fondos europeos a los que Andreu confía su suerte, al menos podremos echarnos unos cacahuetes y un Aquarius en el Parlamento hasta que la ensalada de pasta esté a tiro de piedra. Somos de buen conformar, aunque ojalá lo siguiente sea un bar como el del Congreso o un Valle de la Lengua enclavado en la mejor Enorregión del mundo.

Subir