Deportes

El Pradejón, con «todos los ingredientes» para asaltar la Liga Reto

Isra Losa tiene que descontar temporadas para saber cuándo comenzó todo en Pradejón. Fue allá por 2014. «Me di cuenta de que en la zona el fútbol femenino estaba dejado de la mano de Dios y que las chavalas no tenían oportunidades de poder jugar una vez que ya no se les permitía jugar con los chicos», recuerda. Habló con Julio Ezquerro, presidente del Pradejón, y se pudieron manos a la obra.

Siete años después el equipo luchará por jugar en la segunda categoría del fútbol femenino nacional. Un municipio con poco más de cuatro mil habitantes. Algo inimaginable cuando la historia del fútbol femenino comenzó y el equipo verdiblanco vela armas para el partido contra el Unión Viera (Gran Canaria) de este sábado (21 horas), el más importante de la historia del club.

El fútbol en la localidad ha dado una de cal y una de arena esta temporada. Mientras el primer equipo masculino ha consumado su descenso a Preferente, el equipo de chicas puede subir a la Liga RETO Iberdrola, donde coincidiría con el EDF Logroño. «Lo del equipo de Tercera se veía venir; después de la primera vuelta sabíamos que era muy complicado conseguir la permanencia, pero con las chicas ha sido todo lo contrario», cuenta. En un grupo complicadísimo han conseguido el objetivo de estar lo más arriba posible. «En cualquier otro grupo hubiésemos estado clasificadas para el playoff hace semanas y en este, a pesar de ganarlo casi todo y estar 20 semanas invictas, hemos estado a punto de quedarnos fuera», reconoce.

Máxima exigencia

La temporada tampoco ha sido fácil para ellas. «Ha sido una temporada con mucha exigencia en todos los grupos y en los femeninos también. No había margen de error, cada semana era una final pero conseguían sacarlas todas», cuenta Losa. La complicación mayor ha sido por la imposibilidad de utilizar los vestuarios: «En este club todo es piña, todo el trabajo sale desde el vestuario y eso el COVID nos lo ha robado», se lamenta. Además se ha sumado la falta de público en los campos: «En esta última parte de la temporada hemos podido disfrutar de ellos y eso se ha notado», reconoce, explicando que cada vez es más la gente que apuesta por el fútbol femenino en la localidad.

Filosofía de club. Esa es la máxima del fútbol femenino en Pradejón. «Aquí no cobran pero se las trata como si fuesen profesionales: calidad de técnicos, opción de contar con las mismas instalaciones que los chicos, fisios a su disposición… Con ellas hay que cuidar los detalles y valorarlas como lo que son», asegura. Para Isra Losa el fútbol femenino se distingue del masculino en la forma de sentirlo:»Son más receptivas, lo notas como entrenador, además lo viven de otra forma; la que juega lo hace porque realmente le gusta, porque quiere hacerlo».

Su objetivo ahora es lograr el ascenso: «Vamos a intentar hacer dos partidazos. Lo hacemos con los pies en el suelo pero sabemos que es posible, nos lo creemos y eso es fundamental». El sorteo ha querido que el Unión Viera sea el primer obstáculo en el camino, con el primer asalto en Canarias: «Ha habido que tirar de contactos, de amigos y empezar a buscar videos y estudiarlas bien» para seguir haciendo el trabajo de hormiguita que lleva desarrollando el Pradejón desde hace casi una década. «Nos acordamos de dónde venimos, lo que nos ha costado llegar y sabemos que tenemos un equipo muy bueno y con mucha ambición, así que tenemos todos los ingredientes para conseguirlo».

Subir