Crisis del Coronavirus

Francis Paniego: «Siento cero rencor hacia Hostelería Riojana»

«Sorprendido y triste». Así se ha mostrado este jueves Francis Paniego, en relación al durísimo comunicado firmado por Hostelería Riojana y otras siete asociaciones de hostelería, que acusa al chef ezcarayense (el más laureado de La Rioja) de «traidor».

En una entrevista a TVR, Paniego ha asegurado que siente «cero rencor» hacia los firmantes del comunicado: «Padecemos una situación injusta que lleva al calentón; no estamos todos de acuerdo y desde Hostelería Riojana no se ha entendido que haya voces que puedan disentir». «Me gustaría darle pronto un abrazo a Paco (Martínez-Bergés); tenemos que recuperar el tono. O nos ponemos todos a remar juntos o de esta no salimos», ha indicado.

Ahora bien, el chef de Ezcaray (con dos estrellas Michelin en sus vitrinas) se reafirma en las críticas hacia el modo en el que la patronal hostelera ha manifestado sus protestas. «Se ha llegado a sacar un ataúd y una corona de flores en procesión«, ha recordado Paniego, señalando que «los platos rotos no solo los hemos pagado los hosteleros; hay muchos sectores afectados pero, sobre todo, los han pagado los familiares de las víctimas». «Estando de acuerdo con las reivindicaciones del sector, no comparto ese tipo de manifestaciones», ha recalcado.

De hecho, ha recordado que desde la asociación Euro-Toques quiso distanciarse de las protestas escenificadas por Hostelería Riojana: «Hay una división de pareceres y puntos de vista». Además, ha precisado que el comunicado contra él no cuenta con el apoyo unánime del sector: «No todo es ese colectivo, hay más gente. Y el comunicado lo firman esas asociaciones de forma colectiva, pero no estoy muy seguro de que todos sus asociados estén de acuerdo». «Hay miembros y compañeros del grupo de trabajo en el que negociamos la reapertura con el Gobierno que hoy me han trasladado que disienten de este comunicado», ha señalado.

Asimismo, Francis Paniego ha hecho un llamamiento a «bajar el suflé» de la crispación en el sector. «Yo he sido muy beligerante defendiendo la apertura cuando no estaba permitida, pero hay una causa-efecto evidente: para comer y beber hay que quitarse la mascarilla y eso nos expone al virus. Si no nos concienciamos de esto damos a la opinión pública una sensación que contribuye a propiciar escenas como las que hemos visto este fin de semana».

Por último, el chef de Ezcaray, en alusión a las sanciones impuestas a varios locales de Logroño por incumplir las normas ‘anti-COVID’, ha señalado que «ser corporativistas nos perjudica a todos». «Me parece necesario que aquellas personas que incumplen las normas que se han dictado sean retiradas de la circulación».

Subir