Deportes

La experiencia de la UD Logroñés frente a la proyección del Castellón

La UD Logroñés tiene frente al Castellón (La Rosaleda, sábado 22.00) el encuentro más importante de su historia. Los blanquirrojos se han concentrado en Estepona y han entrenado en el Marbella Football Center. Ni el cuadro riojano ni su rival han podido pisar el césped del estadio hasta el momento del encuentro, debido a una decisión de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Tras más de cuatro meses sin partido oficial, 90 minutos pueden decidir toda una temporada.

El equipo blanquirrojo llega a esta cita con unos números de órdago: es el conjunto con más puntos de toda la Segunda B (62), el tercer conjunto más goleador (49), el equipo con más victorias junto al Baleares (18) y la segunda mejor defensa junto al Cartagena (19). Quizá haya que relativizar estos datos tras el larguísimo parón, pero son una muestra del rendimiento del bloque durante toda la temporada. No en vano, los de Sergio Rodríguez lograron distanciarse en trece puntos de la Cultural Leonesa, la plantilla más cara de toda la categoría. Casi nada.

Unas prestaciones que no son, ni mucho menos, flor de un día. Jugadores como Santos, Paredes, Iñaki, Ñoño o Petcoff saben perfectamente lo que es jugar un playoff y el equipo dobla a su rival en experiencia en esta fase de la competición. Mención aparte merece el técnico Sergio Rodríguez, que dirigió su primer partido el 19 de noviembre de 2016, con victoria 0-4 frente al Castilla, y ha crecido exponencialmente hasta ser el técnico con más encuentros de la historia del club (114) y más porcentaje de victorias (55,26 por ciento). En definitiva, ha construido un equipo ganador.

Sergio Rodríguez, en su última rueda de prensa frente al Amorebieta, antes de la crisis del coronavirus

Desde la humildad y el trabajo del día a día, la UD Logroñés ha conseguido ser un bloque polivalente; capaz de alternar defensa de tres o de cuatro, jugar con uno o dos puntas; llevar la iniciativa con el balón o lanzar contragolpes letales en transiciones vertiginosas. En definitiva, un equipo por encima de las cualidades individuales; como bien destacó Óscar Cano, entrenador del conjunto albinegro. La veteranía del ‘abuelo Caneda’ (42 años) impulsa a un bloque con el ‘culo pelado’, como diría el malogrado Luis Aragonés.

A nivel ofensivo, las referencias en punta de ataque son Ander Vitoria (10 goles) y Roni (6). Sin embargo, no se puede obviar el poder ofensivo del equipo en segunda línea, con Andy (9), Olaetxea (6), Rubén Martínez (5), Ñoño (4) e Iñaki (3). Todos ellos suman 27 dianas, más de la mitad de las anotadas por el equipo. El disparo desde fuera del área es un recurso hábilmente empleado por los blanquirrojos, así como el balón parado o las acciones de estrategia. «El Logroñés no es un diez en nada, pero es completo en todo», resumió hábilmente Óscar Cano.

Andy Rodríguez trata de avanzar ante la fuerte presión del Izarra/ Foto: Eduardo del Campo

Sergio Rodríguez baraja su alineación con una baja muy sensible. Jon Errasti cumple ciclo de amonestaciones y no podrá estar en el césped. Dos hombres se postulan como su sustituto: el veterano Damian Petcoff y el joven Jaime Sierra. Por la trascendencia del duelo, el argentino parte como favorito para ocupar un puesto en la sala de máquinas.

Un bloque joven y con proyección

El Castellón se proclamó campeón del ultracompetitivo Grupo III (50 puntos), por delante de equipos como el Barcelona B, el Sabadell y el Cornellá (49). Lo hizo tras salvar la categoría en el último minuto durante la pasada temporada y haber ascendido hace dos a Segunda B. Mérito indudable y habilidad en los despachos, ya que la entidad reclamó una alineación indebida del Villarreal B, ganó y gracias a ello pudo conquistar el campeonato. Un Grupo III que, según Cano, es el más fuerte de la categoría de bronce; aunque el analista Delfín Babiloni no tenga la misma opinión.

Con más de 14.000 abonados, el club es todo un fenómeno social en la provincia y solo tiene 3.000 socios menos que el Villarreal, un auténtico transatlántico de la categoría y asentado en Europa. A este nivel de seguimiento, Castalia se quedaría pequeño para el club, un auténtico histórico del fútbol nacional que acumula más de medio siglo en categorías profesionales. Un bloque que ha coqueteado con la desaparición en estos últimos años y al que Vicente Montesinos y Ángel De Albert han conseguido revitalizar.

En términos puramente deportivos, se trata de un equipo muy joven y con proyección. Cuenta con futbolistas conocidos como el riojano Adrián Lapeña, el exblanquirrojo Carles Salvador o el potente extremo Joseba Muguruza, que tanto hizo sufrir al Logroñés cuando vestía los colores de la Real Sociedad B. En la parcela ofensiva, su tripleta suma 23 tantos: César Díaz (10, delantero centro), Juanto Ortuño (7, delantero centro) y Rubén Díez (6, extremo derecho). También cabe destacar a David Cubillas, su capitán y pieza clave en el ascenso del club a Segunda B.

En el aspecto defensivo, el guardameta Álvaro Campos ha fabricado un muro (24 goles recibidos), escoltado por una defensa con ilustres como Satrústegui o el mencionado Lapeña. La filosofía del equipo se podría resumir en tres conceptos: tiki-taka, laterales con mucha proyección y fútbol siempre ofensivo. En ese sentido, las propuestas futbolísticas de ambos clubes podrían coincidir bastante. Aunque claro, hacer pronósticos después de un impás tan largo es, cuanto menos, atrevido.

Foto: El Periódico Mediterráneo

Óscar Cano es, sin lugar a dudas, el artífice de este Castellón. El granadino transformó a un conjunto situado en puestos de descenso en un bloque campeón. Una metamorfosis difícil, ya que la mayoría de jugadores ‘orelluts’ proceden de Tercera y nunca jugaron un playoff en Segunda B.  La intención del técnico es completar el círculo con un ascenso a Segunda División y con ello, ascender dos categorías en solo tres temporadas. Un hito que la UD Logroñés tratará de evitar a toda costa. Ya queda menos para que ruede el balón…

Subir