Crisis del Coronavirus

El bochorno riojano del confinamiento: 3.891 denunciados y 51 detenidos

Desde que la crisis del coronavirus llegara a nuestras vidas, las muestras de afecto y solidaridad se cuentan por cientos en La Rioja. No han faltado las innumerables iniciativas para hacer más llevadero el confinamiento, la reinvención de la industria del calzado para dotar de EPI a los sanitarios y las decenas de homenajes al personal que se juega el tipo para que la epidemia pase lo antes posible.

Son iniciativas alimentadas por un convencimiento que las autoridades sanitarias no se han cansado de repetir: este virus lo paramos todos unidos. Y el triunfo pasa inexorablemente por respetar la cuarentena decretada para prácticamente todos en el estado de alarma, con el que se pretende frenar la altísima contagiosidad del COVID-19.

En cambio, pese a todos los esfuerzos invertidos en concienciarnos del ‘Quédate en casa’ y del establecimiento de duras sanciones para quienes no lo comprenden (de hasta 60.000 euros), la curva que no frena es la de los irresponsables sorprendidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en trayectos no esenciales por la vía pública.

Según los datos a los que ha tenido acceso NueveCuatroUno, la Delegación del Gobierno en La Rioja ha tramitado desde el pasado 17 de marzo casi cuatro mil denuncias y más de medio centenar de personas ya han testado la comidad de los calabozos por no respetar el estado de alarma. En el calendario aparecen dos días como los más conflictivos por los agentes: el lunes 23 de marzo, con 389 denuncias elevadas, y el lunes siguiente (30 de marzo), en el que se batió el récord de detenciones diarias, con ocho de ellas.

Los casos más ‘peculiares’

El listado de la vergüenza resulta aún más peculiar al indagar en las excusas que algunos de los detenidos y denunciados aportaron a los agentes para tratar de eludir las sanciones. Por ejemplo, los jóvenes calagurritanos «cansados de estar en casa y del coronavirus» que se quedaron atrapados en el barro y la Guardia Civil tuvo que acudir al rescate. O el amante del monte que salió a por setas y volvió sin boletus pero con un boleto de denuncia en su cesto tras ser sorprendido por los guardias.

También hay quien no ha podido reprimir sus ganas de fiesta durante la cuarentena, como el cumpleaños celebrado en plena vía pública de Alfaro con botellón incluido o el bar que la Policía descubrió abierto en Logroño con clientes en su interior, sin olvidar al matrimonio que debía permanecer aislado en su domicilio pero que fue sorprendido por la Guardia Civil de compras en un supermercado de Autol.

De cara a las vacaciones de Semana Santa, la Delegación del Gobierno en La Rioja ha anunciado la intensificación de los controles en las carreteras para evitar desplazamientos innecesarios, por lo que a buen seguro el listado de la vergüenza se llenará con nuevas ‘intrahistorias’ en las próximas fechas, teniendo en cuenta que el estado de alarma se prolongará, al menos, hasta el próximo 26 de abril. Por el bien de todos (también el tuyo propio), quédate en casa.

Subir