Deportes

Caldito de pollo

A fuego lento la sopa sale que alucinas. Las verduras y los huesos aportan todos sus sabores, poco a poco, sin prisa; y el chup chup va engordando un caldito que asienta primero, y luego eleva el cuerpo. Aquel que cena sopa todos los días no puede ser un mal tío. Antes pasaba con los seteros, pero se ha puesto tan de moda que como para fiarse de uno que coge setas. Así que debemos quedarnos con la sopa diaria para medir la calidad de las personas.

Y es lo único que puede salvar este domingo: un caldito de pollo para asentar el cuerpo, calentar el estómago y aclarar las ideas. Porque de nuevo la Unión Deportiva Logroñés se ha presentado en Las Gaunas tras noventa minutos como un equipo espeso, plano, cocido a fuego lento, pero con cierto aroma a rancio, como cuando se mete en la sopa un hueso de jamón revenido por el paso del tiempo. Pues eso, un partido rancio, sin chispa, sin esa chispa colectiva o individual en los metros finales para acabar con el sopor habitual de un empate a cero en Las Gaunas que viene a ser lo mismo que un empate a nada. Absolutamente a nada. Porque un partido de fútbol nunca puede saber a caldito de pollo y mantita. Jamás.

Por no enredarnos, de nuevo el repaso a los tiros a puerta: minuto 7, chilena de Ander Vitoria en el área pequeña que Carrio saca debajo del larguero. Ha sido un gran recurso del delantero vasco, y una gran reacción del portero. Y nada ha pasado hasta el minuto 44. Ñoño ha puesto un balón al área pequeña y Rayco, en escorzo, con la zurda para rematar de primeras. El balón ha salido rozando la cepa del poste derecho de Carrio. Fin. Ni una más en el resto del partido. El Arenas, por su parte, ha dejado el asunto de intentar marcar gol para el segundo tiempo. Un disparo de Güemes que ha salvado Miguel en una gran reacción a contrapié después de que Caneda haya desviado la dirección de la pelota con su espalda. Y de nuevo Güemes, minutos después, en el segundo palo. Rayco se ha relajado en la faena defensiva (está Rayco para un caldito de pollo diario) y Güemes ha rematado de volea al primer palo. Miguel ha salvado el asunto en el primer palo. Y fin. Ni una más en el resto del partido. Caldito de pollo en cantidades industriales. Y todos a la cama a reflexionar. Sobre todo los locales.

Porque al menos los visitantes se pueden quedar con el hecho de haber sumado un punto en Las Gaunas, de haber podido ganar en la segunda parte, y que en todo momento se ha jugado a lo que ha querido el Arenas, que no por feo deja de ser menos válido y aceptable. Si se han llegado a dar tres pases seguidos es como para realizar una fuerte ovación. Entre las imprecisiones locales y la dureza visitante, el partido ha parecido que se jugaba en Gobela. Conviene recordar en este punto cuando Sergio Rodríguez se aferraba a la alta intensidad y en el ir al límite para revertir la crisis inicial, pero en este partido no ha sabido calibrar que la crisis se venía dando en el Arenas, y que ello le iban a poner al tema todo el picante del que fueran capaces. Y así ha sido. Y los blanquirrojos no han sabido comprenderlo, ni leerlo ni por tanto encontrar una solución. Ni con los titulares ni con los dos cambios realizados.

Es el partido que refleja varios hechos incuestionables: que la pólvora está realmente mojada. A este equipo le cuesta muchísimo hacer goles. No lo consigue cuando son claramente superiores así que no cuesta adivinar el resultado cuando como un domingo como éste son incluso inferiores. Otro hecho es que Miguel Martínez de Corta es un gran portero incomprendido injustificadamente por una parte de la grada de Las Gaunas, que la tiene tomada con él. Que al equipo, pese a todo, no le hacen goles. Y que ha llegado el momento de tomar decisiones. Si Sergio Rodríguez, como demuestra, no confía en determinados jugadores es el momento de iniciar la operación salida. Este domingo, la Ponferradina, líder el Grupo I ha presentado a un nuevo delantero centro. Y no pasa nada. Con naturalidad. Si Bijimine, Borja Sánchez y otros no cuentan, ni para ser un tercer cambio en Las Gaunas ante el Arenas será el momento de tomar decisiones. De lo contrario a este equipo no le alcanzará, se quedará de nuevo para comer sopitas… de pollo.

Ficha técnica

UD Logroñés: Miguel; Juan Iglesias, Caneda, Bobadilla, Flaño; Rubén Martínez (Víctor López, min. 63), César Remón Santos, min. 80), Andy, Ñoño; Rayco y Ander Vitoria.

Arenas: Carrio; Jordan, González, Llerena, Gayoso (Lozano, min. 80); Espinosa (Güemes, min. 11), Uranga, Uche, Jimmy; Urkiza (Dani López, min. 75) y Zamorano.

Goles: No hubo.

Árbitro: Álvaro López Parra (Comité Cántabro). Amonestó al local Caneda (min. 76) y a los visitantes González (min. 24), Uche (min. 48) y Llerena (min. 90).

Incidencias: 2.898 espectadores en Las Gaunas.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir