La Rioja

Septiembre, a la espera del turismo de última hora

Habitualmente septiembre es uno de los mejores meses para la llegada del turismo en La Rioja. El inicio de la vendimia y la incesante actividad cultural y aún festiva de los municipios riojanos hacen que muchos turistas pasen por la comunidad para disfrutar de sus calles, de sus gentes y de su gastronomía. Todo parece que volverá a ser así este año pero los establecimientos hosteleros y las casas rurales miran sus agendas esperando que se completen con las llamadas de última hora.

«Está siendo así todo el verano», comenta Demetrio Domínguez, presidente de la Asociación de Hoteles de La Rioja. La gente espera a última hora para reservar. En agosto la ocupación está siendo ya muy similar a la de 2019 pero por debajo de 2021 que fue un verano estrella para el turismo riojano. «El turismo nacional se ha diversificado más este año pero los datos son muy similares a los de antes de la pandemia», explica. Además agosto es un mes ele el que el turismo de paso hace que se incrementen las cifras siempre.

Así se encuentran a la espera de que septiembre se comporte como históricamente lo ha hecho y que las reservas de última hora se vayan materializando. A pesar de que es optimista no duda que «la incertidumbre de cara al otoño por todo lo que estamos oyendo se puede notar», dice.

José Joaquín Sanz de la Asociación de Casas Rurales de La Rioja (ASCARIOJA) tiene una sensación similar. «Las previsiones son muy similares a las de 2019 pero ya en septiembre volvemos a la tendencia general de todo el año, estancias más cortas que durante el verano y especialmente centrada en los fines de semana», cuenta.

Los turistas de septiembre llegan habitualmente de las mismas comunidades. «Vienen de las más cercanas como País Vasco, Navarra o Castilla-León y mucho también de Madrid», cuenta.

Las fiestas de San Mateo son un reclamo para el turista que elige el destino riojano. «Para esos días hay una demanda especial de los municipios cercanos a Logroño que quieren disfrutar de algunos de los actos de las fiestas pero también desean descansar y visitar más cosas», explica.

Aunque la vendimia también es un atractivo para estas fechas, Sanz comenta que «en las zonas de la sierra donde hay más casas rurales la vendimia no tiene tanta importancia pero en Rioja Alta y la zona suroriental se nota algo más» aunque detalla que «el público que sólo viene a buscar el atractivo enoturístico es muy específico y la mayoría prefieren ir a hoteles que a una casa rural».

Subir