Cultura y Sociedad

‘Arte en la tierra’ vuelve al campo de Ocón en simbiosis con su patrimonio

Pilar Mazo

El festival de arte al aire libre «Arte en La Tierra» regresa a los campos de la villa riojana de Santa Lucía de Ocón, tras un paréntesis de dos años por la pandemia, en un afán de su único artista en esta XIX edición, «Zorromono», por volver a revalorizar y reactivar el patrimonio de la localidad en torno a la naturaleza, el paisaje y el testimonio de sus habitantes.

En una entrevista con Efe, Carlos Ramírez de la Concepción, de nombre artístico «Zorromono», se muestra satisfecho y agradecido de que la organización le haya invitado este año a esta iniciativa, que se inaugura este sábado y para la que, en una simbiosis entre arte y naturaleza, ha creado siete instalaciones en distintos puntos de la localidad que tienen «gran valor patrimonial, medioambiental y material» bajo el título de «Umbral».

Foto: EFE/Raquel Manzanares

«Umbral», explica, responde a la premisa de acceso a un espacio de tránsito, como si fuera un portal, en el que «no sabes muy bien lo que fue ni lo que puede ser» y que «puede ser importante para revalorizar y activar el patrimonio medioambiental, arquitectónico e intangible de esta zona», incluida un paraje declarado Reserva de la Biosfera.

La primera de las piezas instaladas y con las que se encuentra el visitante al llegar a este pequeño municipio, de unos 80 habitantes, es un gran mapa sonoro, que visibiliza las historias y testimonios de sus vecinos, y que contiene un código QR, que le orienta en el recorrido a los diferentes espacios en los que se ubican el resto de creaciones.

Foto: EFE/Raquel Manzanares

El recorrido se adentra en el paraje de una ermita, donde se ubican cuatro piezas en tela, intervenidas con carboncillo y pintura negra que, colgadas de los chopos y con una serie de signos incrustrados, se entrelazan, dan idea de movimiento y quedan mimetizadas con el entorno como si hubiera pasado el tiempo por ellas, en lo que es un regreso al pasado de este lugar, relata el artista.

«Umbral» continúa por un camino rural que da acceso a un antiguo monasterio, de cuyos restos quedan una serie de cavernas, donde se ubican pequeñas esculturas creadas con restos óseos hallados en una osera del pueblo; pieles de animales, jabón de glicerina y partes de bioplástico.

Foto: EFE/Raquel Manzanares

Desde allí, se continúa a otros espacios dedicados a bodegas, donde se han instalado elementos más pequeños, que permiten escuchar el recorrido del agua en una pequeña fuente y el recorrido concluye en un campo no sembrado, donde vecinos del pueblo que han querido participar en el proyecto han plasmado sus nombres con harina de trigo.

Las obras permanecerán en Santa Lucía de Ocón hasta el próximo día 28, cuando regresarán al taller artístico de «Zorromono» en la localidad riojana de Nalda, donde han sido creadas para esta iniciativa, explica el artista, quien valora el interés mostrado que le han mostrado sus los vecinos de esta villa por revitalizar y cuidar el patrimonio en los lugares donde se han ubicado las esculturas.

Foto: EFE/Raquel Manzanares

Por su experiencia en otros trabajos de este nivel en el panorama artístico nacional, el artista destaca el desarrollo de este tipo de iniciativas en la España rural, que «no vaciada», y en las que subyace también un concepto reivindicativo, en el sentido de «pensar que, a través de los pueblos, estamos también pensando en espacios de cuidado y de protección de la naturaleza y su memoria».

Esta edición XIX de «Arte en La Tierra» llega tras la concesión de las Artes y la Cultura de La Rioja a una de sus impulsoras, Rosa Castellot, quien, junto al también escultor Félix Reyes, han apostado por Santa Lucía de Ocón para este proyecto, que no quieren que se pierda y por el que han pasado artistas de distintas nacionalidades.

Subir