San Bernabé

Logroño honra a los antepasados que resistieron al Asedio de 1521

A partir de este viernes, aquellos que transiten bajo la puerta del Revellín y dirijan su vista a los adoquines descubrirá una placa que evoca a los logroñeses que hace justo cinco siglos resistieron al Asedio de 1521.

El distintivo es, en palabras del alcalde de la ciudad, «un humilde gesto; un homenaje sencillo al valor y a la resistencia de la ciudadanía logroñesa, que lo demostró en 1521 y lo demuestra también ahora cinco siglos después».

Pablo Hermoso de Mendoza ha asegurado que «hace 500 años la ciudadanía de Logroño mandó un claro mensaje: no se rendirían, no se doblegarían, no cederían ante el asedio de las tropas francesas. Pelearían por defender su libertad y configurarían su identidad sobre la base de un ejercicio de resistencia».

«1521 marca un hito en la historia de la ciudad. Le permite una suerte de confianza en sí misma, la aparición en el panorama nacional y europeo, la forja de un carácter y una identidad marcada por la lucha por la libertad», ha explicado el alcalde de la capital riojana.

Además, ha añadido «me gustaría pensar que en el momento que vivimos, pese a todo, ofrece una oportunidad parecida. Que nos ha obligado, primero, a resistir como hemos hecho a lo largo de este último año y, una vez aguantado y vencido el asedio del coronavirus, avanzar, crecer y desplegar una sólida confianza en nosotros mismos». La confianza «es la energía necesaria para crear nuevas oportunidades, para crecer como ciudad abierta al mundo, para cuidar de aquellos que más lo necesitan», ha subrayado el primer edil de la capital riojana.

Hermoso de Mendoza ha finalizado su discurso anhelando que, «como hace 500 años, no solo recuperaremos la alegría, la actividad, la vida trabada, sino que surgirán nuevas oportunidades. Que hemos aprendido algunas lecciones, que debemos perseverar y seguir creyendo. Somos una ciudad con esperanza, siempre lo hemos sido, siempre lo hemos sido. Gente esperanzada. No nos rendiremos, no desfalleceremos, pese a todas las dificultades».

Subir