Gastronomía

La heladería de autor en Logroño cumple veinte primaveras

Fernando Sáenz y Angelines González.

Haga sol, esté el cielo encapotado, luzcas blanco nuclear en tu piel o parezca que acabas de volver de vendimiar por tus tonos aceituna, hay un síntoma inequívoco de que la primavera ya ha llegado. Si al pasear por calle Portales ves la verja del número 24 levantada hasta arriba, ahí la tienes, dispuesta a que la degustes a lametones.

Y este jueves, santo día, Heladería DellaSera ha vuelto a dar la bienvenida a la nueva temporada. Pero no es una cualquiera. Con esta ya van veinte las temporadas que el establecimiento que abandera el helado artesanal y de autor refresca los paseos por la calle más representativa de Logroño.

«Te das cuenta por el calendario, pero no eres consciente de ello», explica Fernando Sáenz, Premio Nacional de Gastronomía y anfitrión de DellaSera junto a su mujer, Angelines González.  «Vas tan al día, pensando temporada a temporada, que sorprende el aniversario. También a los clientes: muchos comentan que creían que llevábamos ocho o nueve años abiertos», afirma.

En estos cuatro lustros, queda el poso de «haber disfrutado mucho» y «el reconocimiento a pie de calle a un trabajo tan personal y singular como nuestra búsqueda por los matices». «Que la gente haga suyo tu discurso y confíe en ti es lo más gratificante», subraya el ‘Chef del frío’, quien se confiesa con «mejores expectativas que el año pasado porque parece que, poco a poco y gracias a las vacunas, el horizonte va siendo más claro».

A este respecto, Sáenz considera que «el secreto para no desesperar es poner las miras a media o larga distancia». «Todos tenemos en mente que el año que viene tampoco disfrutaremos de esa normalidad de la que veníamos, pero si al menos ya hemos tocado fondo y poco a poco vamos subiendo escaloncitos, ya es algo positivo», valora.

Sabor natural y de la tierra

A los ya clásicos ‘Sombra de higuera’, ‘Mazapán riojano’ o ‘Paseo de verano’, DellaSera suma esta temporada nuevas propuestas igualmente marcadas por la búsqueda del sabor único en armonía con los productos 100 % naturales y de la tierra. Así, «este año estamos con un helado muy divertido, a partir de las vainas del guisante lágrima con una cascada de limón verde y hemos empezado a hacer un helado con pera de conferencia de Entrena con un poco de nata fresca y toffe. Es una mezcla que está siendo una de las estrellas del arranque porque es ideal para acompañar las torrijas».

Al igual que el resto del sector, el ‘Chef del frío’ considera una buena tendencia el auge del ‘take away’ propiciado por la pandemia: «No deja de ser una parte importante de las ventas sobre el total. Antes la venta pura y dura era a pie de calle, pero ahora se ha abierto un perfil de consumo que es también muy cómodo y divertido» para el cliente.

Por ponerle una pega a la apertura de una temporada especial como pocas, el Astro se ha mostrado algo travieso este Jueves Santo: «El tiempo es totalmente determinante. En un día de agosto con 30 grados, si entran un par de nubes las ventas se pueden reducir a la mitad, así que imagina a principios de la temporada». En cualquier caso, «lo importante es que la clientela sepa que estamos a pie de calle hasta el puente del Pilar», así que oporunidades para echarse al paladar el helado artesanal riojano por antonomasia no van a faltar.

Subir