La Rioja

Logroño Andando pide prioridad peatonal en el ‘nuevo’ Puente de Piedra

La obras del Puente de Piedra encaran su recta final y el próximo mes de marzo está prevista su apertura. Desde el colectivo Logroño Andando, han señalado que el cierre temporal de esta vía ha supuesto «mucho más tráfico a motor en la calle Sagasta y a mayor velocidad».

La intervención de urbanismo táctico en esta calle «ha sido un fracaso, ya que no se ha dado oportunidad real al uso de la calzada por los peatones. No ha habido ninguna restricción al tráfico, ni elementos físicos que fuercen la reducción real de la velocidad de los coches y motos».

La reapertura del Puente de Piedra supone una oportunidad para reconsiderar las conexiones con los barrios del Campillo, San Antonio y Norte y con Oyón, priorizando los trayectos en autobús, en bicicleta y a pie. «Rechazamos el criterio previsto de mantener la vía más directa al coche, reabriendo en las mismas condiciones el Puente de Hierro y el de Piedra, como parece estar previsto. Esto supondría perder una oportunidad para la reducción del tráfico a motor, y así poder mejorar la accesibilidad peatonal, ciclista y de transporte público desde el Campillo y San Antonio hacia el centro, así como para reducir la cantidad de tráfico en Sagasta y el Espolón».

Reintroducir tráfico a motor en el Casco Antiguo, un punto de interés para la ciudad por su actividad comercial, hostelera, de ocio y de turismo, «lo convierte en un entorno desagradable y peligroso (por emisión de ruidos, gases y posibles atropellos), y es un retroceso que perjudica a uno de los principales centros de atracción de nuestra ciudad, y por tanto a todos sus habitantes».

Además, desde Logroño Andando señalan que esta situación es contraria a los objetivos declarados desde el Ayuntamiento de Logroño dentro de la candidatura a Capital Verde Europea, que entre otros objetivos valora la evolución de los indicadores de movilidad sostenible, es decir, la reducción de uso del coche y moto privados.

«Una manera de preservar el disfrute universal del Casco Antiguo es reservar el Puente de Hierro al uso peatonal y ciclista, y permitir únicamente el paso de vehículos a motor de residentes, de carga/descarga y de emergencias (policía, ambulancias y bomberos)».

Otra propuesta pasa por limitarse el Puente de Piedra a un solo sentido para vehículos a motor y autobús, permitiendo los dos sentidos para recorridos peatonales y ciclistas. «Si se reservara únicamente al paso de autobús, taxi y vehículos de emergencia, se podría hacer más rápido y atractivo el servicio de autobús urbano, al hacerlo independiente de las condiciones del tráfico. Estas acciones generarían recorridos peatonales, ciclistas y de transporte público más directos, cómodos, y atractivos, además de preservar el Casco Antiguo como entorno seguro y libre de ruidos, y sin perjudicar al comercio y hostelería».

Para Logroño Andando «el tráfico no es una fuerza incontrolable de la naturaleza, ni agua que cae de forma inevitable: lo forman personas desplazándose. Si cambian las condiciones y se hacen más atractivos los medios sostenibles (caminar, bicicleta y transporte público), con intervenciones como las que proponemos, las personas cambian de criterios y pueden incorporar medios más saludables en sus rutinas diarias. Reabrir el Puente de Piedra y el de Hierro tal y como estaban supone perder una oportunidad para motivar estos cambios imprescindibles».

Subir