Deportes

El Promete afronta un maratón post-COVID: seis partidos en menos de veinte días

Foto: Campus Promete

El Promete ha vuelto a los entrenamientos tras estar diez días confinado por una sucesión de casos positivos de coronavirus entre la plantilla y el cuerpo técnico. Hasta el momento, las de César Aneas suman ocho victorias y doce derrotas y se encuentran en la decimosegunda posición de la Liga Endesa Femenina. El problema es que la competición no deja margen para ‘impasse’ alguno y las logroñesas tendrán que afrontar seis encuentros en menos de veinte días. Una absoluta locura para poner a prueba el rendimiento físico y mental.

El periplo arrancará este jueves frente al Valencia Basket en La Fonteta (19 horas). Se trata de un encuentro muy complicado, ya que las valencianas solamente han perdido un encuentro (fue frente a Perfumerías Avenida). Con jugadoras del nivel de Rebecca Allen, Celeste Trahan-Davis, Queralt Casas, Cristina Ouviña o Raquel Carrera. Aneas lo valora como «una sesión de entrenamiento». «Es imposible, después de más de diez días paradas, preparar en condiciones un encuentro como el de Valencia, con toda su plantilla disponible», explica.

Foto: Campus Promete

Mucho más importante será el encuentro del domingo en casa frente al Pajariel Bembibre. Una victoria dejaría la permanencia muy encarrilada. A partir de ahí, al equipo le queda soñar, sin nada que perder, incluso con el playoff.

A partir de ahí, las próximas citas siguen sin dar tregua: la visita al Zaragoza (día 18), un dificilísimo encuentro frente al Uni Girona (día 21). No queda ahí la cosa, puesto que las riojanas acabarán con dos encuentros en casa: Ciudad de La Laguna (día 24) y Ensino (último fin de semana de mes).

Un COVID que duró demasiado

El 24 de enero, el equipo tuvo que confinarse por un contacto directo de una jugadora con un positivo. Dos días más tarde, la cifra de positivos se elevó a tres y el equipo tuvo que confinarse. Horas más tarde, un positivo se descartó y la plantilla pudo volver a entrenar. Sin embargo, la alegría duró muy poco: el equipo detectó tres nuevos positivos el 30 de enero y le tocó volver a confinarse.

La pandemia ha afectado ya a todos los estratos del deporte riojano, en un año donde los términos adaptación y resiliencia cobran más sentido que nunca.

Subir