Educación

La Diócesis critica la ruptura del convenio para la enseñanza de Religión

La Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño ha emitido este miércoles un comunicado en el que lamenta la suspensión «unilateral» por parte del Gobierno de La Rioja del Convenio General de Cooperación sobre enseñanza de Religión Católica en los centros de la comunidad.

El obispado recuerda que desde 2002 se viene aplicando dicho acuerdo, que se renueva «tácitamente» cada cuatro años para responder a la demanda «de una enseñanza religiosa de calidad por parte de una mayoría de los padres y alumnos de la Comunidad de La Rioja».

En cambio, la Diócesis manifiesta su extrañeza ante el hecho de que, «sin finalizar la última prórroga prevista para el año 2022, la Consejería de Educación nos convocara el pasado día 19 para comunicarnos la extinción inmediata del Convenio, sin denuncia ni petición de actualización por ninguna de las partes y sin previa reunión de la comisión de seguimiento bilateral para su revisión y adaptación antes del 2 de octubre de 2019». Según el comunicado, la institución preguntó a los interlocutores de Educación sobre su voluntad de renegociación del convenio, «a lo que la Consejería nos respondió diciendo que no estaba entre sus prioridades renegociarlo».

«Consideramos que cualquier actuación al respecto por parte de la Administración debe documentarse por escrito y con suficiente tiempo de antelación, para arbitrar los cauces posteriores de negociación o emprender acciones ante la jurisdicción contencioso-administrativa», señala la Diócesis, que avanza que se reserva «las acciones legales pertinentes» contra el Gobierno.

Además de la cancelación del convenio, la Iglesia lamenta la anulación del programa de formación específica del crofesorado de Religión Católica del CDPD, «que de forma ininterrumpida ha demandado cursos formativos, con una alta participación en cada una de sus convocatorias». Esta actuación unilateral «vulnera el derecho a una formación permanente y específica de todo el profesorado que imparte esta materia educativa».

Por ello, el obispado ruega que se tramiten lo antes posible las bajas laborales del profesorado que imparte la asignatura de Religión Católica, «con el fin de mantener una enseñanza de calidad y en igualdad de condiciones que las demás materias». Además, reitera su voluntad «inequívoca y permanente» de diálogo con la Consejería en el ámbito de la Enseñanza Religiosa, manifestando su «completa disposición: para negociar, renovar o actualizar el Convenio General, en aras del derecho de los padres y del bien común de los riojanos, más en estos momentos en los que debemos aunar esfuerzos e intensificar la solidaridad en todos los sectores sociales, para superar unidos esta crisis de la pandemia que tanto nos hace sufrir a todos».

Subir