La Rioja

Más sanciones: de Álava a Logroño para «hacer la compra» sin seguro del coche

Agentes de la Policía Nacional de La Rioja realizan ininterrumpidamente dispositivos de control, velando por el cumplimiento de la normativa establecida por el Gobierno de España y el de la Comunidad Autónoma de La Rioja, y con el objetivo primordial de evitar que la pandemia existente a nivel mundial, se propague con mayor intensidad entre los ciudadanos riojanos.

Con motivo de los controles policiales, se han llevado a cabo propuestas de numerosas sanciones, fundamentadas principalmente en incumplimientos del cierre del territorio de La Rioja, circular en horario no autorizado, reuniones de más de cuatro personas entre otras.

En el transcurso este martes, cuando los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana realizaban uno de los dispositivos de control en la carretera dirección Oyón, detienen un vehículo para chequear a sus cuatro ocupantes, preguntándoles tanto por el motivo de su desplazamiento como el de su procedencia.

Todos manifiestan que proceden de la Localidad de Bernedo (Álava) y que venían a Logroño a realizar la compra mensual, por lo que los cuatro ocupantes del turismo son propuestos para sanción. En el momento de la inspección del vehículo, los agentes comprueban que el vehículo carece de seguro, por lo que fueron propuestos para una sanción administrativa, multa que puede oscilar entre los 601 euros (mínima) y los 3.005 euros (máxima).

Más intervenciones

Como otro de los casos curiosos con los que se encontraron los agentes en el día de ayer fue el ocurrido en la calle Duquesa de la Victoria de Logroño, cuando un ciudadano fue sorprendido, sin portar mascarilla obligatoria, en el momento en que se encontraba sentado en unos de los bancos de la vía publica.

Los agentes, debidamente uniformados, se dirigieron hacia él con intención de sancionar la infracción. Para ello le pidieron el carné de identidad para entregarle una propuesta de sanción, momento en el que el joven de dieciséis años de edad (16) se dio a la fuga, por lo que los agentes le persiguieron a pie, siendo interceptado a los pocos metros, y propuesto para sanción.

Otra de las intervenciones tuvo lugar en un autobús, en la que el conductor realizó una llamada al 091 debido a que un usuario se negaba a portar mascarilla dentro del autobús. Los agentes se dirigieron hacia la estación de autobuses e informaron al varón de la obligatoriedad del uso de la mascarilla en trasporte público. Inmediatamente le requirieron para que hiciera uso de la misma, siendo propuesto para sanción por incumplimiento de dicha medida.

Subir