Cultura y Sociedad

Izaskun Fernández: «Nuestro trabajo no tiene sentido sin el público»

Poder compartir tus días con tus cuatro abuelos es todo un tesoro. Tesoro y fuente de inspiración. Así lo explica la actriz Izaskun Fernández, autora y protagonista de la obra ‘Conservando Memoria’, dirigida por Julián Saenz-López, con quien forma el tándem de ‘El Patio’, compañía teatral riojana.

«Les hice una serie de preguntas y, con todas las respuestas que me dieron, entre Julián y yo armamos este espectáculo», cuenta orgullosa Izaskun Fernández. «Tengo la sensación de que para ellos no ha cambiado mucho la vida en estos días. Son gente que gozan de una vida tranquila, sin mucho sobresalto, pero plena, los cuatro están bien de salud y contentos, así que contenta yo también».

Así, con esta obra en pequeño formato y con objetos de conserva, busca que el público conecte con los recuerdos de sus mayores, convertir un homenaje personal a sus cuatro pilares fundamentales en un homenaje universal hacia las personas de la tercera edad. «Hablo sobre mis dos abuelos y mis dos abuelas. Cuento sus biografías, pero es una excusa para hablar de los abuelos y abuelas de todos, de la vida, de la muerte, de Dios, de las costumbres que se pierden, de una generación que está en desaparición, del amor a unos conocimientos que se irán con ellos cuando se marchen», adelanta.

Conservando la memoria. / Foto: Ikebanah Artes Escénicas

‘Conservando la memoria’ llega al Teatro Bretón de Los Herreros el 2 de septiembre. Esta obra se inserta dentro de la iniciativa ‘El Bretón en la calle’, que busca llevar el teatro a las aceras y plazas, en un ejercicio de conciencia de la seguridad de la cultura y de reencuentro con esta.

«Creo que hay muchas ganas por parte del público, pero un poco de imposibilidad por parte de las instituciones o de los teatros. De momento hay que tener cautela, ya que son tiempos difíciles. Dntro de que cumpliendo la normativa son actividades que se podrían realizar, a veces no entendemos por qué no nos abren las puertas de los teatros», reivindica la actriz. «Queremos trabajar y está visto que se puede». Así, desde El Patio, la artista indica que han dejado atrás sesenta bolos cancelados.

Conservando la memoria. / Foto: Ikebanah Artes Escénicas

Fue hace unos días cuando Fernández tuvo su primer bolo tras el confinamiento en el FETAL 2020, festival de teatro alternativo en Castilla y León. «Un reencuentro muy emocionante». «A punto de llorar al acabar el espectáculo, agradecí al público que confiaran a la gente que había organizado ese festival muy pequeñito, pero muy precioso y a la propia organización por todas las medidas que tomaron. Es el doble de trabajo. Respetando los aforos, guardando la distancia y poniéndose la mascarilla se puede ir al teatro y consumir cultura de forma segura».

«Volver a recibir el aplauso, de ver a gente… nuestro trabajo no tiene sentido sin el público», agradece. «Es la liturgia del teatro: entrar, ver, el recibir, el dar…eso es una maravilla». Ahora no queda más que trabajar en el día a día, atentos a la evolución del virus. «Cada vez que se cancelan festivales como el ‘Badarán que hablar’ o el de Canales de la Sierra lo recibimos como una mala noticia», lamenta. «Parece que arrancamos pero no acabamos y lo que le llega a la ciudadanía con estas cancelaciones es que la cultura no es un espacio seguro, cuando eso está lejos de la realidad: se puede hacer y se puede hacer bien».

Con ‘Conservando la memoria’ será la primera vez que Fernández se encuentre sola en escena. «Echo mucho de menos a Julián. Al principio lo vivía con mucho vértigo. Siempre habíamos trabajado los dos juntos delante y detrás del escenario. La primera vez que la hicimos fue un viaje precioso», explica. «Además de la dirección, lleva las luces y el sonido del espectáculo así que de alguna manera está ahí conmigo», agradece.

Subir