La Rioja

Los feriantes reclaman su derecho a trabajar: «Es insostenible la situación»

La llegada del COVID supuso el cese temporal de la mayor parte de la actividad diaria. Con el paso de las fases y la denominada desescalada, muchos de los sectores que habían parado durante varios meses retomaron la nueva normalidad y, pocos a poco, volvieron a su trabajo con las medidas sanitarias exigidas y necesarias.

Pero hay un sector que permanece inactivo desde octubre, ya que su temporada de trabajo comienza preferentemente en marzo: la feria. Este martes, más de cien familias riojanas y feriantes se han manifestado a las puertas de la Delegación del Gobierno para «reclamar nuestro derecho a trabajar».

Durante la concentración, se ha procedido a la lectura de un manifiesto que, remitido desde la Asociación de Industriales Feriantes de La Rioja, expresa las ganas que «tenemos de reactivar nuestra actividad, que ha sido una de las olvidadas al no contemplarnos en ninguna fase de la desescalada. El Gobierno dijo que «nadie se iba a quedar atrás», pero con nosotros sí lo han hecho».

El colectivo feriante indica que, bajo las medidas sanitarias oportunas, como las que tienen los parques de atracciones y los parques temáticos, «también podemos trabajar. ¿Por qué las zonas infantiles, sin medidas y abarrotadas de niños sí y nosotros no podemos abrir? ¿Por qué en los bares, siendo espacios cerrados se permite ese aforo? ¿Por qué se puede viajar en autobús y avión con el aforo completo?».

Plan de ayudas

Además, la Asociación de Industriales Feriantes de La Rioja reclama a la administración ciertas ayudas ya que «nuestra actividad, por su carácter temporal, va a ser la más castigada. Llevamos sin trabajar, y por ello sin ingresos, desde octubre del pasado año y, posiblemente, estemos hasta abril del próximo».

Lara Ortega, feriante riojana ha señalado que lo único que «pedimos es trabajar e instalar nuestros negocios. No aguantamos hasta el año que viene. Llevamos todo el invierno haciendo inversiones para mejorar y abrir con toda la seguridad y nos han cortado el cuello». Saben que las fiestas patronales no se van a celebrar en prácticamente ningún lugar de España, pero «nosotros podemos instalar nuestras atracciones al aire libre. Necesitamos trabajar. Normalmente arrancamos en carnaval y seguimos hasta octubre, pero seguimos dados de alta todo el año y de esta forma no podemos sostenerlo».

Los feriantes reconocen que esta situación está provocando «que algunos no tengan ni para comer, y tengan que recurrir a Cáritas y los Servicios Sociales para comer». Además, piden que los ayuntamientos no cobren las tasas de ocupación de la feria en los próximos tres años y tampoco lo hagan con los impuestos de circulación de los vehículos de feria durante el mismo tiempo.

Por ultimo «exigimos que el sector de la feria sea contemplado como ‘Ocio y Cultura’, lo que significaría la aplicación de un IVA reducido al diez por ciento y no al 21 que tenemos actualmente».

Subir