ARTÍCULO PATROCINADO

Vuelve La Vieja Bodega: sorpresas en la carta y nuevas instalaciones

Han sido muchas las cosas que hemos echado de menos durante esta etapa de confinamiento. Quizá, darnos un buen homenaje alrededor de una mesa con nuestra gente y en un enclave especial es algo que antes no apreciábamos lo suficiente y ahora añoramos. Uno de los restaurantes más emblemáticos de La Rioja, con más de veinticinco años de experiencia y reconocimiento, vuelve más preparado que nunca ofreciendo a sus clientes la mejor gastronomía, pero también el mejor ambiente. La Vieja Bodega de Casalarreina te prepara su mejor menú a partir del 11 de junio.

«Volvemos con muchas ganas. Hemos aprovechado el cierre para ordenar a fondo y cambiar parte del mobiliario y la decoración. Son casi mil metros cuadrados de comedores más el jardín, así que hemos calculado que podemos tener alrededor de cien personas separadas por una distancia de dos a tres metros entre mesas. Además, hemos desarrollado una serie de circuitos y pasillos para que la gente circule con toda seguridad y tranquilidad», explica Ángel Pérez, dueño del restaurante.

Han sido muchas las horas que este ‘cierre obligado’ han dejado para pensar y preparar la vuelta. Y así lo ha hecho el equipo de La Vieja Bodega. «Los geles hidroalcohólicos van a estar por todos los rincones. El lavado de manos es imprescindible y hemos adecuado los tres baños existentes para dar un buen servicio a los cinco comedores».

Pérez señala que cuentan con varias alfombras con producto desinfectante en la puerta de entrada y que han dividido el trayecto hasta los comedores en cuatro espacios diferenciados para que «el cliente vaya parando y no se junten los usuarios de las diferentes mesas, a las que les acompañará una persona del equipo del restaurante».

Ángel es muy consciente de que la gente todavía pisa con precaución a la hora de volver a bares y restaurantes, por lo que quiere ofrecer un servicio completo. «La idea es dar al cliente todo en el mismo paquete, desde un buen vermú, hasta la comida y el café o copa en la terraza, de forma que se sientan con confianza y seguridad».

Nuevo formato y contenido de carta

Para esta vuelta, además de presentar algún plato nuevo, el restaurante ha decidido ofrecer una carta más reducida durante las primeras semanas por varias razones. «Queremos facilitar el regreso y hacerlo más escalonado hasta que esté la plantilla al completo. Y por otra parte, hemos dispuesto el menú en un PDF para mandarlo por WhatsApp al hacer la reserva o para que, en el mismo momento que el cliente entre por la puerta, pueda descargarlo en su móvil con un código QR. Todo para agilizar, facilitar y volver a enganchar». Asimismo, el establecimiento contará con cartas desechables con una pegatina con el logotipo de la vieja bodega que, una vez que sea despegada, «será del cliente y tendrá la posibilidad de llevársela».

El tema del vino es otro asunto. La idea es ofrecer una serie de vinos de viva voz y, quien desee pedir otro vino, tendrá la posibilidad de pedir la carta de La Vieja Bodega en la que hay más de quinientas referencias distintas. «Al cliente que quiera pedir otro vino le facilitaremos la carta junto a unos guantes para que pueda leerla sin problema ni preocupación. Obviamente tras cada uso la desinfectaremos».

Instalaciones renovadas

Cinco grandes comedores conforman este emblemático espacio gastronómico de La Rioja, pero también cuenta con un gran jardín y terraza. «Vamos a ser muy puntillosos con la distancia y las reservas, prioritarias las que se hagan a través de llamada. Queremos generar la certeza de que no hay exceso de gente, que los visitantes no se agolpan. En definitiva, dar confianza».

Para la reapertura, el equipo ha decidido habilitar sus dos salas privadas de tal forma que los grupos que la reserven puedan utilizarla de manera exclusiva. La decoración y el mobiliario también han cambiado y en uno de los salones se ha acondicionado una nueva terraza para que las personas que coman allí tengan una salida particular a su propia zona. «Es una muy buena opción para pequeñas celebraciones».

Ángel se ha propuesto realizar una reapertura escalonada, de tal forma que la plantilla vuelva poco a poco «hasta finales de junio que espero estemos al completo». La situación es nueva para todos, pero desde el restaurante han hecho un gran esfuerzo para abrir con todas las medidas bajo control. «No solo cumplimos con la normativa, sino que ofrecemos más opciones».

Subir