Agricultura

La fauna silvestre no guarda cuarentena: «Deben permitir la caza excepcional»

Más allá de la escasez de mano de obra y la incertidumbre en términos económicos que genera el COVID-19 entre el sector agrícola, la proliferación de los ataques por fauna silvestres en los cultivos no deja de quitar el sueño a los agricultores, y todavía más ahora. Con el estado de alarma, la actividad cinegética también se ha interrumpido por no ser ‘esencial’ y, con ella, el control poblacional de los animales salvajes como pueden ser el conejo o el corzo. Desde las organizaciones agrarias ARAG-ASAJA Y UAGR-COAG consideran “imprescindible” que se retome la caza para evitar unos daños irreparables en el campo riojano, “el cual ya está sufriendo graves consecuencias debido a la crisis sanitaria”.

Comunidades autónomas como Castilla y La Mancha, Murcia, la Comunidad Valenciana y, recientemente, Andalucía, ya han declarado la ‘emergencia cinegética temporal’ para poder reactivar la caza durante el periodo del Estado de Alarma. Un permiso que en La Rioja ambas organizaciones han demandado a la Administración en los últimos días a la espera de una respuesta favorable. «En el caso de Castilla La Mancha la actividad será aplicable únicamente a los conejos, pero aquí demandamos una autorización general, porque aunque el conejo sea mayoritariamente la especia que más daños deja a su paso, en La Rioja el corzo y el jabalí también tienen gran presencia», destaca el Coordinador Sindical de la UAGR-COAG, Luis Torres.

«Desde el 6 de noviembre que nos reunimos con el consejero de Medio Ambiente llevamos solicitando la aplicación de unas medidas excepcionales y hasta ahora nos mantenemos a la espera de una respuesta. Durante la cuarentena, las llamadas de agricultores y ganaderos quejándose de los daños de la fauna silvestres se ha incrementado notablemente y no podemos darles una solución porque la Administración no da una contestación», señala desde la Presidencia de ARAG-ASAJA Eduardo Pérez.

Entre las medidas propuestas, Pérez alude a los artículos 54 y 78 de la Ley de Caza, la situación de gravedad sanitaria que se vive actualmente permite que los guardas de caza o similares puedan llevar a cabo acciones de control en especies como el conejo o el corzo: «Eso es exactamente lo que pedimos, siempre atendiendo a las medidas de protección sanitarias y siendo conscientes de las circunstancias actuales, porque desde la Federación de caza y los diferentes cotos también nos han trasladado que tienen las ‘manos atadas’ para actuar».

Una situación que se venía prologando en el tiempo pero que se ha intensificado en las últimas semanas debido a las circunstancias actuales. “Teniendo en cuenta las condiciones en las que se puede trabajar a día de hoy en el campo, pedimos que estas se apliquen también a la caza, es decir, cumpliendo con todas las medidas de seguridad sanitaria pertinentes. Pero urge retomar la actividad cinegética controlada y segura lo antes posible y más en esta época del año cuando muchos cultivos están en pleno desarrollo vegetativo, como el viñedo, el cereal, el almendro o los frutales”, recalca Torres.

Subir