Crisis del Coronavirus

Georgina, la juventud al rescate en Alfaro

La crisis producida por la pandemia del COVID-19 no hace distinciones. Niños, jóvenes, adultos y mayores han visto cómo, sin comerlo ni beberlo, sus vidas ya no son, y quizá no volverán a ser las mismas.

Todos y cada uno de ellos han demostrado su solidaridad en estos momentos, pero los jóvenes han dado un paso más. Han cogido el mando y han sido conscientes del papel que les toca desempeñar en esta situación. El cuidado de ancianos o niños pequeños, hacer la compra a personas con mayor riesgo de contagio, o el apoyo escolar a muchos estudiantes se ha convertido en su día a día durante es estado de alarma.

Es el caso de Georgina, una joven que no dudó ni un segundo en decir ‘sí’ cuando le pidieron ayuda en la residencia de mayores de su localidad. Estudiante de tercero de Enfermería en Barcelona, llegó a su Alfaro natal y se puso manos a la obra. «Hubo un brote en el centro y muchos trabajadores tuvieron que coger la baja porque habían dado positivo. Estaban desbordados así que me preguntaron si estaba dispuesta a echar una mano. No me lo pensé y días después me hicieron un contrato de auxiliar».

Cada día da el desayuno a los ancianos, les asea, les da de comer, cambia pañales, «todo lo que tiene que ver con su asistencia». Georgina sabe que esto es lo que toca ahora. El riesgo está ahí pero «yo siento lo que hago y quiero ayudar».

Esta joven riojana confiesa que la situación de desbordamiento es el resultado de haber tomado las medidas tarde. «Para cuando se quiso poner remedio el virus ya estaba incubando. Pero esto ha pasado aquí y en toda España».

El escenario que Georgina vive a diario es complicado, ya que «hablamos de personas muy dependientes que, si el COVID-19 les afecta de forma física, psicológicamente ni te cuento. Si todavía hay personas que no asimilan lo que estamos viviendo, menos los ancianos. No entienden que no pueden salir de las habitaciones, aunque les diga que hay un bicho muy malo que les puede hacer mucho daño».

Georgina vive en primera línea de fuego el caos que está ocasionado esta terrible pandemia pero no duda ni un segundo que «las personas que queremos dedicarnos a esto tenemos que quitarnos el miedo y dar un paso al frente. A lo largo de nuestra carrera viviremos situaciones muy complejas y no podemos retirarnos a la primera de cambio».

Subir