Crisis del Coronavirus

Un Logroño desierto por la cuarentena, a bordo de un coche de la Policía

Las ciudades desprovistas de sus vecinos ofrecen una estampa inquietante. Permiten contemplar todos sus detalles sin bullicios ni interferencias, pero al mismo tiempo muestran una arquitectura sin alma, que constata que son las personas quienes conforman una ciudad.

Una cámara a bordo de un coche patrulla de la Policía Nacional en pleno servicio muestra las calles desnudas de Logroño en pleno estado de alarma. Aceras vacías y rincones desiertos que, ojalá más pronto que tarde, vuelvan a ser un flujo constante de viandantes. Pero para que eso ocurra es necesario un pequeño esfuerzo adicional: quédate en casa.

El vídeo, realizado por la propia Policía, está dedicado a los agentes de la Jefatura Superior de La Rioja, a la Policía Local de Logroño, al personal de ambulancias, a los bomberos, a los médicos, enfermeras y personal sanitario del Hospital San Pedro y a «todos los logroñeses que nos hacen tan fácil nuestro trabajo».

Subir