Crisis del Coronavirus

Una semana de coronavirus en La Rioja: ‘de cero a cien’ en siete días

Una semana de coronavirus en La Rioja

Hace menos de un mes el coronavirus no era más que que un temor lejano para los riojanos. Un problema casi ajeno, que solo afectaba a quienes viajaran a las zonas de riesgo (por entonces, China y el norte de Italia). Todo cambió hace justo una semana, cuando la consejería de Salud confirmó el primer positivo en la región.

Hasta ese momento, La Rioja se mantenía como una de las pocas comunidades españolas sin contagios por el virus que ha generado una alerta sanitaria a nivel mundial. No obstante, el primer caso negativo (registrado una semana antes en el Hospital San Pedro) por la enfermedad despertó la inquietud social, agotando las mascarillas en todas las farmacias de la región y produciéndose incluso algún robo de estos elementos de prevención en centros sanitarios.

En apenas 48 horas, los datos oficiales constataban la proliferación de nuevas infecciones por COVID-19 con carácter exponencial. El pasado miércoles (4 de marzo) se pasó de dos a cinco positivos y a partir de ese momento los balances apuntaban a La Rioja como uno de los focos de infección más activos del país, hasta indicar este viernes (6 de marzo) que en la región se habían confirmado 81 casos positivos en una semana, se habían descartado otros 226; se habían atendido 2.155 llamadas en el teléfono de Salud Responde y el equipo de intervención a domicilio había llevado a cabo 366 actuaciones.

El origen

El Ministerio de Sanidad ha detallado a lo largo de estos días que el foco vírico riojano se concentraba particularmente en Haro y Casalarreina, entorno familiar del paciente ingresado en Miranda de Ebro. El pasado 23 de febrero, esta familia asistió a un funeral celebrado en Vitoria, donde coincidió con una pareja residente en Vitoria que días antes habían visitado Italia.

Sin saber que el COVID-19 se había asentado en su organismo, el varón de 52 años reconoció haber asistido a otros eventos concurridos, como la celebración de un cumpleaños y las funciones religiosas de un centro evangelista, que habrían contribuido a la expansión del virus entre sus amigos y familiares.

A tenor de que Haro concentra la práctica totalidad de los casos registrados en La Rioja y que algunos de los infectados no respetan el confinamiento domiciliario al que se les somete, la Delegación del Gobierno establece medidas especiales desde este sábado (7 de marzo). La presencia de la Guardia Civil se intensifica a las puertas de las viviendas y se fijan multas de entre 3.000 y 600.000 euros para aquellos pacientes que no respeten la cuarentena.

Este domingo (8 de marzo), además, las fuerzas especiales del instituto armado protagonizan un espectacular despliegue en la ciudad jarrera, accediendo a los domicilios con trajes de protección bioquímica para entregar a los infectados las pautas que deben seguir durante su confinamiento. Un protocolo que este lunes ha tenido continuidad en una decena de viviendas de Logroño, cuyas familias también han sido sometidas a aislamiento domiciliario.

Notificaciones de la Policía Nacional en la calle Huesca

Aunque La Rioja Alta concentra el gran grueso de contagiados, este domingo el Ayuntamiento de Calahorra confirmaba el primer positivo por la enfermedad en la ciudad y la administración sanitaria vigila la posible evolución del COVID-19 en el entorno.

Las consecuencias

El pasado fin de semana (7-8 de marzo), y como «medidas extraordinarias» para contener el avance de los contagios, llegan las primeras cancelaciones de eventos multitudinarios. En Haro, suspenden los actos previstos para el Día de la Mujer, todos los eventos que se celebren a cubierto y los partidos de los Juegos Deportivos. A nivel nacional e internacional también se han producido cancelaciones de eventos de primer orden para las empresas riojanas, como la feria ProWein de Dusseldorf (Alemania) o el salón Alimentaria de Barcelona.

Las medidas especiales no pasan, en cambio, por suspender las clases en los centros escolares (este lunes se ha conocido que hay seis alumnos que han dado positivo en Haro, aunque no han vuelto a asistir a clase desde entonces), extremo que sí han adoptado los colegios de Vitoria, Labastida y Laguardia durante los próximos catorce días. En materia sanitaria, el centro de salud de Haro tiene acceso controlado y otros tres evalúan por teléfono a los pacientes que han concertado cita para cada día en concreto para tratar de que solo accedan a las instalaciones aquellos cuyo tratamiento así lo requiera.

Recomendaciones

Ante el coronavirus, la principal recomendación es que las personas que hayan estado en contacto con casos confirmados o noten síntomas leves de infección respiratoria (tos, fiebre, dolor de garganta o dificultades respiratorias) permanezcan en su domicilio y contacten con el teléfono 941 29 83 33 de Salud Responde, que ha habilitado un canal sobre COVID-19. En caso de síntomas graves, deben contactar directamente con el 112.

Asimismo, hay unas sencillas medidas que pueden ayudar a prevenir un posible contagio, como limpiarse las manos con agua y jabón o cubrirse bien la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo desechable al toser y estornudar.

Subir