Crisis del Coronavirus

El jarrero ingresado por coronavirus en Miranda: «Siento rabia e impotencia»

NueveCuatroUno charla en exclusiva con el paciente riojano ingresado en Miranda de Ebro

La Rioja ha constatado hasta la fecha tres casos de infección por coronavirus: un sanitario del hospital de Txagorritxu de Vitoria, un vecino de este y un ciudadano de Haro que permanece ingresado en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro.

NueveCuatroUno ha conseguido hablar con este último afectado, un hombre de 52 años que vive a caballo entre Haro, Casalarreina y Tirgo, que asegura que «ya me encuentro recuperado; no tengo fiebre y ya me han retirado los antibióticos». Tras su evolución favorable, ahora permanece «a la espera de los resultados de las últimas pruebas para ver si me mandan para casa».

Este paciente riojano ingresó en el centro mirandés este pasado lunes, si bien asegura que ya presentaba síntomas compatibles con la enfermedad más de una semana antes: «Pasé en casa nueve días y, como nadie en Haro me atendía, vine al hospital de Miranda». Respecto a cómo afecta la enfermedad al organismo -que no sabe cómo ha podido contraer-, asegura que «es como una gripe, quizás un poco más severa; sufrí fiebre y temblores, pero poco más».

Eso sí, el aislamiento al que se encuentra sometido hasta recibir el alta le está pasando factura: «He podido estar un par de días con mi mujer, pero ahora no le dejan entrar a la habitación. Padezco claustrofobia y depresión desde hace un tiempo y solo quiero irme a casa». De hecho, subraya que siente «rabia e impotencia» porque «otros enfermos están confinados en sus casas y yo sigo aquí, recluido en una habitación del hospital».

«Lo estoy pasando muy mal, no puedes hacerte a una idea», explica, subrayando que «los médicos que me atienden me aseguran que si por ellos fuera ya me habrían dado el alta, pero que no pueden por miedo de que pueda contagiar a alguien». «Estoy que no aguanto más», concluye, mientras espera el ansiado parte de alta una vez superada la enfermedad.

Subir