Gastronomía

Las agroalimentarias riojanas innovan para el nuevo consumidor que no cocina

Kuca Oficialdegui, Miguel Ángel Domene y Jesús Barranco en el Círculo Logroñés

La nueva era de la alimentación es un hecho. No solo las tendencias alimenticias sino los hábitos de consumo están evolucionando hacia un estilo de vida donde la cocina elaborada está perdiendo fuerza. ¿Los motivos? Ahora se busca pasar el menor tiempo posible en los fogones, optando por una alimentación sencilla de preparar a la vez que sana y que se consuma de forma rápida. La industria alimentaria se enfrenta así a una serie de retos para no quedarse atrás en esta metamorfosis.

El III Foro Heathy Rioja, organizado por el centro tecnológico agroalimentario riojano Ctic Cita, ha aterrizado este miércoles en el Círculo Logroñés para acercar a la sociedad las innovaciones de diversas empresas del sector que han apostado por la adaptación y el crecimiento. En concreto, la empresa Alhóndiga La Unión, asentada en Almería y dedicada a la producción, comercialización y distribución de frutas y hortalizas, ha participado en una mesa redonda con el Grupo Riberebro, compañía especialista en conservas vegetales con sede en Alfaro.

Moderada por el responsable del Área de Alimentación y Salud en Estación Experimental CAJAMAR ‘Las Palmerillas’, Miguel Ángel Domene, la cita ha estado marcada por la importancia de dinamizar e innovar en la industria agroalimentaria. En este sentido, la responsable de marketing del Grupo Riberebro, Kuca Oficialdegui, ha aludido al consumidor como una «figura a la que hay que dar valor, situándola en el centro de la estrategia» para avanzar en la innovación, pero sin dejar de trabajar en mantener la esencia y el ADN».

«Existe una guerra entre las grandes cadenas nacionales de distribución en el surtido corto, como Mercadona, Carrefour, Lidl o Dia», que buscan consolidar a un consumidor que apueste por una única marca de distribución, ha apuntado el director general de Alhóndiga La Unión, Jesús Barranco. «Sin embargo, nosotros trabajamos en crear marcas que conecten con un sector de la población que busca consumir productos prémium y tener una experiencia más culinaria, un perfil segmentado que quiere algo más allá del simple tomate», ha señalado.

Ejes estratégicos

«Nosotros apostamos por el desarrollo del mercado vegetal al cien por cien, con productos muy naturales a la vez que sabrosos y también vinculados a la food convenience«, es decir, al uso de platos ya elaborados o kits de comida, así como elementos de packaging, «todo para ahorrarle al consumidor ese tiempo de preparación, llevándole los productos al trabajo», ha reseñado Oficialdegui. Asimismo, ha destacado el champiñón y la legumbre como uso de proteínas vegetales, «una superfood a poner en valor».

La responsable de marketing del Grupo Riberebro ha incidido en la realidad de que «la gente no sabe cocinar porque siempre busca lo más sencillo y rápido de elaborar, por eso es importante enseñarles a través de una educación no solo en cocina sino también en tema de salud». En este sentido, la apuesta por reducir al máximo la cantidad de sal en las conservas es otro reto que caracteriza a esta empresa.

Kuca Oficialdegui durante la mesa redonda.

Por su parte, Barranco se ha referido a la importación de productos tropicales para cubrir el ciclo productivo y la demanda de mercado durante los doce meses, como es el caso del aguacate, «que hace diez años no se sabía ni cómo se consumía y ahora es sinónimo de calidad en las ensaladas». También ha aludido a nuevos productos étnicos con una «capacidad de sabor enorme pero que todavía tienen que trabajarse para poder introducirse en el mercado del consumo final».

La tendencia ‘bio’, otra de las modas que copa las etiquetas en los supermercados y tiendas pero que, sin embargo, oscila entre el uno y el tres por ciento dentro del consumo de frutas y verduras. «Pretendemos ir un paso más allá del ‘bio’ a través del proyecto ‘bio health‘ que, entre otras cosas, apuesta por la recuperación y uso de los suelos. Así, el director de Alhóndiga La Unión recalca que «no hay que centrarse solo en ser un proveedor de surtido corto sino ampliar el surtido y ser una empresa al servicio de la distribución».

Jesús Barranco durante la mesa redonda.

El aterrizaje de este nuevo consumidor ha traído consigo importantes cambios en el sector agroalimentario de una forma muy acelerada, «a un velocidad vertiginosa y acarreando unos años de presión», tal como define Oficialdegui, «pero siempre persiguiendo el bienestar del cliente y medioambiental con la reducción de los plásticos». Unas innovaciones dirigidas, en gran medida, a los más jóvenes, «quienes marcan la tendencia y tiran del mercado», aunque sin desviar la atención de los séniores, «población que refleja el mayor nivel de gasto».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir