Educación

Las reacciones de los partidos riojanos al ‘pin parental’: «Rancio y caduco»

La implantación del ‘pin parental’, que ya ha entrado en vigor en la Región de Murcia a instancias de Vox, ha generado este lunes una oleada de reacciones en La Rioja. Más allá de la postura ‘oficial’ de la Consejería de Educación, las diferentes formaciones políticas con representación en el Parlamento autonómico, han expresado sus puntos de vista sobre la iniciativa.

La portavoz socialista de educación en la Cámara, Teresa Villuendas, ha afirmado que «los socialistas queremos una Rioja libre de veto parental». Villuendas ha anunciado que, ante la repercusión que ha adquirido el asunto, el grupo municipal ha registrado una Proposición No de Ley que se debatirá en la próxima sesión plenaria.

Los socialistas señalan que «la razón que nos conduce a tomar estas iniciativas es desenmascarar lo que en realidad encubre este veto y es una despreciable homofobia, transfobia, rechazo a la educación afectivo-sexual y la negación de una sociedad plural, diversa, abierta y crítica».

La secretaria de Educación del PSOE riojano ha remarcado que «el ‘veto parental’ es una vuelta a lo rancio y caduco, a una uniformidad impropia de una comunidad y de un país democrático», a los que los socialistas dicen «no en mayúsculas».

Villuendas ha subrayado que «el Gobierno de Concha Andreu va a velar, salvaguardar, apoyar y reforzar la libertad de cátedra y el derecho que asiste al profesorado para elaborar el Proyecto Educativo de Centro, como su Programación General Anual, aprobada por el Consejo Escolar, donde quedan reflejadas las actividades y contenidos que se imparten a lo largo de cada curso escolar, donde las actividades complementarias son de obligado cumplimiento y obligad asistencia».

«Peligra la convivencia social»

Por su parte, Izquierda Unida ha indicado que el ‘pin parental’ «desautoriza y deslegitima al profesorado, vulnera los derechos del alumnado y pone en peligro la convivencia social».

Para IU, esta medida «ataca la autonomía pedagógica de los centros educativos para promover y organizar actividades complementarias que amplíen o refuercen  el currículo, así como los valores de tolerancia, respeto, no discriminación por razón alguna, así como la igualdad entre hombres y mujeres».

«Las asociaciones de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales vuelven a ser objetivo directo de la ultraderecha en su intento de eliminar derechos y libertades», ha valorado la formación, que subraya que el ‘pin’ «va en contra del interés superior del niño al anteponer la ideología de los padres por encima de los derechos de sus hijos, y más si estas creencias son discriminatorias o contrarias a los valores constitucionales de convivencia, al exigir a los centros educativos que sean cómplices en un adoctrinamiento familiar que prefiere aislar a los menores de conocimientos que se consideran objetivamente imprescindibles para su formación personal y académica».

«Pacto nacional por la educación»

Ciudadanos, en cambio, considera que la aplicación del ‘pin parental’ «es innecesaria», pero entiende que la polémica debe servir para «alcanzar un pacto nacional por la educación». «Deberíamos preguntarnos si los padres tienen derecho a conocer la educación que se les da a sus hijos, que por supuesto que lo tienen; pero nuestros hijos también tienen derecho a tener una educación en valores democráticos», ha señalado Pablo Baena.

Por último, el Partido Popular ha optado por no hacer valoraciones al respecto. Su portavoz, Jesús Ángel Garrido, ha señalado que «el ‘pin pan pum’ hoy no toca».

Comentarios
Subir