Educación

El Gobierno desestima y declara «improcedente» el «veto» parental

El Gobierno de La Rioja ha declarado este viernes que desestima la aplicación del denominado ‘pin parental’ en el sistema educativo autonómico, al entender que atenta contra los derechos fundamentales y constitucionales de los niños a recibir una educación basada en «la convivencia, el respeto, el pensamiento crítico y el desarrollo pleno de la personalidad».

El consejero del ramo, Luis Cacho, ha compartido la postura del Ejecutivo autonómico sobre esta medida planteada por Vox, a la que considera como «un procedimiento de veto parental que responde exclusivamente a intereses políticos». «La libertad no se puede expresar mediante vetos y es una polémica estéril; una estrategia política de confusión de la opinión pública, incluidas ‘fake news’ sin base jurídica sostenible», ha indicado.

Cacho, que ha comparecido junto a la consejera de Participación, Cooperación y Derechos Humanos, Raquel Romero, ha recalcado que el ‘pin parental’ «no es admisible en la Administración pública, por estar esta obligada a defender los múltiples derechos fundamentales que vulnera este veto».

En concreto, el consejero de Educación considera que esta iniciativa atenta contra los siguientes derechos de los alumnos:

Derecho a la educación, contemplado en la Constitución Española y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, porque resta oportunidades de aprendizaje y de socialización. Es un procedimiento de exclusión impuesto al individuo y dificulta su educación en igualdad.

Derecho a la información, que junto a otros derechos fundamentales expresa la Convención de los Derechos de la Infancia, por censurar los contenidos educativos y por negar el derecho a recibir una educación integral.

– Vulnera el interés superior del menor sobre sus padres, que establece nuestra Ley del Menor. Los padres no pueden impedirle ser preparados para la ciudadanía activa, el respeto y el pensamiento crítico argumentando sus propias creencias.

– Dificulta también el pleno desarrollo de personalidad del alumno, limita la información y, por tanto, condiciona la libertad de elección de su identidad afectivo-sexual libre. Dificulta, por tanto, una educación sexual en linertad en nuestros centros educativos.

– Dificulta la convivencia, la educación en el respeto y facilita el discurso del odio. La escuela es donde aprendemos a convivir, a respetar y a aceptar la diferencia de los demás.

– Dificultaría, si todo esto no fuera suficiente, la autonomía y la organización de los propios centros educativos, porque los contenidos o la asistencia no pueden ser dictados eventualmente por los padres. Los profesores disponen también de libertad de cátedra para la elección de los contenidos y métodos más apropiados según su criterio para cumplir con los objetivos curriculares, obligatorios para todos los alumnos.

«El menor no es un derecho de propiedad ni de veto de derechos; el niño es sujeto de derecho propio. Tampoco lo es el Estado, si bien debe proteger suficientemente los derechos de los individuos, también los de los niños», ha detallado Cacho.

Cauces de participación paternal

El consejero ha recordado que «el cauce para la participación de los padres está previsto y no es directo, sino a través de las AMPAs, que pueden informar a estos de las actividades complementarias obligatorias que aprueba el Consejo Escolar, donde cuentan con representación. Por tanto, bien a través del AMPA o solicitando al centro su programación general anual de actividades complementarias, los padres pueden informarse acerca de los contenidos, metodologías y complementos».

«Cada centro aprueba estas actividades complementarias propuestas por el claustro, validadas por la Inspección con criterios científicos y jurídicos de garantías, y son obligatorias para todos los alumnos. Los padres, una vez explorada esta información, disponen de la libertad de elección de centro; tal vez en otros centros haya una oferta de actividades más acordes a sus valores o creencias», ha añadido.

El consejero de Educación ha concluido subrayando que «es más importante la enseñanza de la libertad que la interesada defensa de una falseada libertad de enseñanza con la que se nos quiere confundir» y expresando «mi firme apoyo a toda la comunidad educativa riojana: a los centros, profesores y profesionales que de forma complementaria trabajan cada día para ofrecer a nuestros alumnos una educación mejor».

Comentarios
Subir