Los planes de 941

Un ‘tour’ por la historia a bordo de las añadas míticas de Faustino I

Si eres una de esas personas que disfruta echando la vista atrás, es posible que sepas que 1970 fue el año en el que se separaron los Beatles, que 1994 fue el año en el que Tassotti le reventó la nariz de un codazo a Luis Enrique, que diez años más tarde se casaron los Reyes de España y que en 2009 se separó la infanta Elena, por citar solo algunos acontecimientos.

En cambio, en Bodegas Faustino tienen otra concepción de la historia y quieren compartirla en unas catas especiales de las añadas míticas de Faustino I. «Estamos acostumbrados a repasar la historia desde los libros, el arte, de medios audiovisuales… Pero catar viejas añadas es una manera de mirar el paso del tiempo con el sentido del olfato y el sentido del gusto. Supone revivir parte de los aromas que nuestros padres o nuestros abuelos pudieron degustar».

Así lo explica José María Moreda, miembro del equipo de enólogos y responsable del departamento de I+D de Grupo Faustino, quien destaca de este evento que «tiene una carga emocional muy elevada y cuando la gente es capaz de percibir eso la cata se vuelve mucho más interesante».

El 10 de agosto y el 7 de septiembre tendrán lugar las siguientes entregas de esta iniciativa no solo dirigida a personas ya cultivadas en el universo enológico: «Tiene que ser una experiencia única para cada una de las personas, independientemente de sus conocimientos sobre el vino. A cada uno el vino le va a decir una cosa diferente, pero seguro que a todos les va a llegar de alguna manera y que van a salir de la cata diferenciando todos los vinos».

Las añadas míticas

Los vinos elegidos en esta singular cita se corresponden con las añadas 1970, 1994, 2004 y 2009, muy diversas en cuanto a las condiciones climatológicas que afectaron al cultivo pero con un elemento común: todas ofrecieron un vino extraordinario. «Son unas añadas que, siendo muy antiguas, tenemos aún disponibles. Aquellos años se recogieron uvas espectaculares, desarrolladas en diferentes momentos, pero con elementos climatológicos y de trabajo de campo que propiciaron unos vinos con unas características muy especiales para largas crianzas», valora el responsable de I+D del Grupo Faustino.

Con sus matices, eso sí. «La de 1970 nos dejó vinos finos, muy amables al paso en boca, incluso ligeros, pero con unas características muy atractivas y un envejecimiento muy noble en barricas viejas», indica Moreda, que recomienda maridarlos «con platos ligeros o, incluso, tomarlos solos, sin maridaje». «Hay que tener mucho cuidado con qué se combinan los vinos de los años 70 porque podemos acabar matando al vino», advierte.

De la cosecha de 1994 recuerda que «dio unas uvas ‘de libro’ por su punto de acidez, su estructura y su grado alcohólico», mientras que de la añada 2004 destaca que fue una cosecha casi perfecta en lo climatológico, solo alterada por unas tormentas de septiembre que no empañaron el resultado final en botella. Por último, 2009 fue un año marcado por «vinos con mucha estructura y muy aptos para largas crianzas, con aromas más intensos y sensaciones más dulces al paladar».

Así pues, la ‘Cata con mucha historia’ no es solo un viaje a través de la memoria sensorial de nuestra tierra, sino también la contemplación desde la primera línea de la evolución del trabajo en las bodegas. «Es una oportunidad y una gozada el poder disponer todavía de estas añadas y poder probarlas. Es algo único y exclusivo, porque cada vez habrá menos existencias de estas añadas y son vinos irrepetibles», sentencia Moreda.

Por todo ello, la bodega anima a los interesados a sumarse a esos particulares ‘tours’ por la historia, que se desarrollarán el 10 de agosto y el 7 de septiembre a las doce del mediodía, con un precio de 35 euros por persona.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir