Google Fonts

400: Too many fonts requested for Internet Explorer

Please request fewer web fonts for Internet Explorer or only the fonts which are used on this page. Older versions of Internet Explorer block and download ALL requested web fonts, whether they are used or not.

Requested (8) web fonts: Family{name=Montserrat, foundry=Google, namespace=api, version=v15} (style: normal, weight: 400),Family{name=Open Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 800),Family{name=Oswald, foundry=Google, namespace=api, version=v35} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Playfair Display, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Quicksand, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Raleway, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Roboto Slab, foundry=Google, namespace=api, version=v12} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Work Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v8} (style: normal, weight: 400, {wght=900.0})

For reference, see the Google Fonts API documentation.

La Rioja

El ‘otro’ San Bernabé: borrachuzos, rapto de mujeres y burros bailando

Las fiestas de San Bernabé van mucho más allá de la degustación del pan y el pez del 11 de junio en Logroño. Las calles de la capital riojana se transforman en una villa medieval en la que puede pasar prácticamente de todo.

Por ejemplo, encontrarte de frente con dos ‘catadores de vino’ que se han tomado demasiado a pecho el cargo otorgado por la Casa Real. Por lo que sea, la mano se les ha ido con el jugo de uva y su sentido de la amistad alcanza su máxima expresión. Con los mofletes algo colorados, se empeñan en probar todos los caldos de Logroño. «Pero somos catadores de vino, no unos borrachos cualesquiera», defienden.

Seguramente, esta extraña pareja pensaría que lo de ver un burro bailando al son de la gaita y el tamboril tendría como única explicación  sus excesivas catas. Pero no. Gente completamente abstemia también lo han visto con sus propios ojos y alguno que otro, incluso, se ha sumado al baile sin complejos.

Pero no queda ahí el otro ‘San Bernabé’. Porque en el momento menos pensado, los franceses aparecen por la Plaza del Mercado con el único propósito de raptar doncellas logroñesas, sin entender aquello del ‘non c’est non’. Más amables son los diferentes espectáculos de títeres que pueblan las calles del casco antiguo logroñés. Y es que, amigos, el que no encuentra un San Bernabé a su medida es sencillamente porque no lo busca.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir