El Rioja

Último ‘sprint’ de vendimias: Rioja supera los 300 millones de kilos

Último ‘sprint’ de vendimias: Rioja supera los 300 millones de kilos

El sector vitivinícola de Rioja ya comienza a hacer cuentas. Se dice que para El Pilar, todos a vendimiar, pero esta campaña va a dejar fuera de juego el refrán porque para el 12 de octubre la actividad mayoritaria se concentrará de puertas de bodegas adentro. Aunque algunos todavía no han inaugurado su calendario de vendimias, otros ya han cerrado.

Por el momento, Rioja ya alcanza los 307 millones de kilos acumulados, situándose así en la recta final de la cosecha. Así lo refleja el último parte de arrastre y recepción de uva emitido por el Consejo Regulador de la DOCa Rioja a fecha de este martes, cuando se han cortado cerca de 260 millones de uvas tintas y 47 de blanca.

Al detalle, el pico de kilos diarios recepcionados en la denominación se alcanzó el pasado 22 de septiembre, con 22 millones de kilos de uva. Por contra, en la campaña anterior fue el 2 de octubre cuando se recepcionaron mayor cantidad de kilos (diez días más tarde), mientras que en 2020 se llegaron a superar los 24 millones apenas un día antes.

Y por zonas, Rioja Oriental ya tiene casi finiquitada su vendimia con más de una veintena de municipios con las tolvas cerradas, y 108,8 millones de kilos recepcionados. Rioja Alta sigue su hoja de ruta de coger carrerilla (el pasado 24 de septiembre ya superó a Rioja Oriental) y ya va por los 133 millones, aunque con unas últimas jornadas más rezagadas.

La cosecha coge forma también en Rioja Alavesa. Allí la vendimia ya se ha generalizado (con todo el blanco ya en bodega) y se ha superado la barrera del 70 por ciento de cosecha con 64 millones de kilos a fecha de este martes. Se muestra así un adelanto de unos ocho o diez días respecto al año anterior, de lo que informa la Casa del Vino de Laguardia en su último boletín de maduración que afecta a las localidades de Lanciego, Viñaspre, Moreda de Álava y Elciego.

«Estamos ante una vendimia que se está desarrollando de forma muy interesante. Una vendimia que se está desarrollado como un auténtico tobogán de emociones en el que la meteorología ha sido el principal factor. Así, frente a la sequía y las altas temperaturas del verano que despertaron los nervios, en las últimas semanas se ha propiciado un cambio térmico con el frío y el viento como protagonistas. Las uvas que el calor se estaba comiendo ahora están en una situación de maduración fenólica extraordinaria», destaca el técnico del Consejo Regulador de la denominación.

Aunque no se atreve a estimar la producción amparada aproximada para este año, aunque asegura que habrá merma respecto a la cosecha anterior, cuando se recepcionaron unos 413 millones de kilos. «Va a ser una campaña moderada, pero en cantidad. Lo que está claro es que cada día que pasa se logra más ese equilibrio entre la maduración fenólica y la acohólica, de ahí que algunos estén ralentizando la entrada de uva», añade.

Subir