La Rioja

Salva Díez: «Vamos a tener que trabajar en el incendio los próximos tres días»

Salva Díez: «Vamos a tener que trabajar en el incendio los próximos tres días»

«Otra vez Yerga». Esa era la expresión más repetida este domingo en el centro de mando. Un centro ubicado a pocos metros donde a eso de las 11,30 horas se había iniciado el incendio más importante de La Rioja en lo que llevamos de verano. Salva Díez, director general de Emergencias, ha explicado a última hora de la tarde que la primera llamada había alertado de que el incendio se había producido en un pequeño paraje agrícola y que rápidamente estaba subiendo a la masa forestal de Yerga.

A última hora del día se han incorporado a los trabajos de extinción 59 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), donde ya trabajaron el año pasado (ardieron 360 hectáreas, principalmente de arbolado), en lo que fue el peor incendio forestal en La Rioja en más de una década. Este domingo, según el último balance, las hectáreas calcinadas ya superan las cien. Cifra similar a las personas que han trabajado durante toda la jornada en el dispositivo de extinción.

Los medios terrestres y aéreos que trabajan en la extinción del incendio en Yerga | Foto: EFE/ Raquel Manzanares

Desde las doce de la mañana ha habido intervención de un helicóptero y de bomberos y agentes forestales a los cuales se han ido incorporando poco a poco más retenes y más medios aéreos. «Hasta el momento hemos utilizado cinco elementos aéreos y otro más coordinando toda esa actuación por aire», ha explicado Díez a pie de incendio. Allí también han estado a lo largo del día el alcalde de Alfaro, Julian Jiménez Velilla, y la alcaldesa de Autol, Catalina Bastida. El agua de los helicópteros ha llegado desde las yasas más cercanas (una de ellas, la de Ontañón) mientras que los aviones han tenido que ir hasta el pantano de Yesa.

«Por la mañana, el viento ha sido favorable. Sin embargo, ha llegado un momento en que ha virado y se ha convertido en desfavorable para los trabajos de extinción». A eso de las seis de la tarde se declaraba definitivamente el nivel 2 del incendio para poder solicitar la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME). «La rapidez del Ministerio en dar el visto bueno a su llegada ha permitido que desde las ocho y media de la tarde estuviesen colaborando en las tareas, que continuarán a lo largo de toda la noche».

Una vez retirados los medios áereos, el trabajo de la noche consiste en labores de las brigadas forestales y la ayuda de la UME, ya que el incendio ha sido controlado poco antes de las 23 horas. «A última hora de la tarde el fuego ha sido perimetrado y a lo largo de este lunes, si todo va bien, podremos darlo por extinguido», ha adelantado Díez, avisando de que los trabajos deberán continuar hasta el próximo miércoles. «Con las temperaturas tan altas que se esperan para las próximas jornadas, hay que evitar se propague por cualquier circunstancia».

Los cambios de viento son la principal preocupación para el trabajo de los bomberos. «Hay que proteger la zona de los aerogeneradores y de los repetidores de Yerga». No hay margen a que la cosa pueda descontrolarse como ha pasado en algunos momentos del día. «Hemos pasado de cinco a veinticinco hectáreas de forma muy rápida, pero luego se ha estabilizado el viento», ha apuntado el director general, destacando que las previsiones no son las más adecuadas. «Por eso el trabajo que se haga en las primeras horas de la noche es primordial».

Todo apunta a que el origen del incendio ha surgido en una zona de casas y cuadras que hay en la zona. Sin embargo, el director general ha querido ser cauto. Los técnicos de la Consejería de Biodiversidad, junto a los investigadores, comprobarán qué ha podido pasar y cuál ha sido el primer foco del incendio.

Aunque se tardó casi seis horas en decretar el nivel 2 de emergencia, Díez ha asegurado que la coordinación ha sido total. «Por lo que vemos, también eficaz». Sobre la posibilidad de que se hubiese decretado antes, ha detallado que al no haber una población cercana es más complicado pedirlo. «Las posibilidades de incendios en toda España son altas y hemos esperado a que la necesidad fuese imperiosa».

Subir