Sucesos

Dos ancianos riojanos, detenidos por estafar a compañeros de residencia

Dos ancianos riojanos, detenidos por quedarse con los ahorros de sus compañeros de residencia

Agentes adscritos a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada Provincial de Policía Judicial han detenido a dos varones como presuntos autores de varios delitos de estafa cometidos contra cuatro usuarios de una residencia de ancianos de La Rioja.

Los detenidos, ganándose la confianza y el cariño de los residentes, se aprovechaban del estado de salud física y mental de varios de estos usuarios para hacerse con el dinero de sus cuentas corrientes.

La investigación se originó a raíz de la denuncia interpuesta por dos de las trabajadoras de la residencia, en la que exponían  sus sospechas de que estaban sacando dinero de manera fraudulenta y mensualmente de la cuenta corriente de diferentes usuarios de la propia residencia.

Con la primera de las víctimas, aproximadamente el día 24 de cada mes (cuando se le realizaba el ingreso de su pensión), los estafadores acudían a distintos cajeros automáticos de Logroño para realizar la extracción de la misma, dejando la cuenta de banco sin saldo alguno durante los últimos cuatro años.

Con la segunda de las víctimas se ha podido constatar que los autores habían realizado un mandato al banco para que el mismo día que se realizaba el cobro de la pensión se produjesen dos cargos en concepto de «recibo de préstamo», por lo que dicha cantidad iba a la cuenta de uno de los autores.

Con el tercero de los perjudicados, entre 2018 y 2021, en reiteradas ocasiones los autores extrajeron cantidades superiores a 500 euros de su cuenta en diferentes momentos. En este mismo sentido, se ha probado que el perjudicado adquirió en 2019 una deuda con una entidad bancaria, poniéndolo por los responsables del centro en conocimiento de la Fiscalía y cancelando la cuenta bancaria.

Además, el pasado mes de mayo uno de los acusados habría acompañado al anciano a una sucursal bancaria de Logroño para extraer una importante cantidad de dinero.

Durante la investigación se ha podido determinar la existencia de un cuarto perjudicado, de cuya cuenta figuraba como «cotitular» uno de los investigados mientras el anciano se encontraba ingresado en un hospital. Es decir, el estafador actuaba a efectos de «tutor legal» sin serlo en realidad.

En muchos de los casos los autores les pedían a los residentes pequeñas cantidades de dinero a cambio de «seguridad» o «protección», cosa que no necesitarían en la residencia de ancianos, ya que el centro dispone de personal de seguridad que realizan dichas funciones. En otras ocasiones les reclamaban dinero a cambio de ser su «tutor» o «amigo».

Vulnerabilidad de las victimas

La Policía ha podido determinar que dos de los usuarios que residen en el centro asistencial se estarían aprovechando de la vulnerabilidad de otros residentes, concretamente de cuatro de ellos, en los que se tiene constancia que poseen una minusvalía o discapacidad, beneficiándose de ellos económicamente.

En todos los casos los perjudicados son personas vulnerables con discapacidad psíquica y «dependencia grave» por lo que el imputado se había prevalecido de esta situación para llevar a cabo los hechos.

La situación de vulnerabilidad de los ancianos, algunos con 90 años y otros con grados de discapacidad y dependencia severa, motivaban que confiaran en sus “compañeros” de la residencia al que acompañaban en alguno de los casos para gestionar sus cuentas y extraer dinero de las mismas.

Los autores de los hechos son dos varones 74 y 65 años de edad, sin ningún tipo de discapacidad, de nacionalidad española y ambos con tres antecedentes policiales diferentes a los hechos relatados.
La investigación sigue abierta, y debido a la vulnerabilidad de sus residentes, no se descartan más perjudicados.

Subir