La Rioja

Los vecinos de Avenida de Portugal se movilizan: «Somos la calle olvidada del centro»

Los vecinos, comerciantes y propietarios de pisos y locales de Avenida de Portugal se han movilizado esta semana. Aprovechando la puesta en marcha de un proyecto por parte del Ayuntamiento de Logroño en el que dotarán a la calle de un carril bici y un nuevo paso de peatones (a la altura del pasaje que une esta avenida con la calle Gran Vía), han realizado un escrito en el que solicitan al consistorio de la capital riojana algunas mejoras.

Este viernes, dentro del período de consultas abierto a los ciudadanos para el diseño de este proyecto, han enviado al ayuntamiento logroñés un escrito acompañado de las firmas de cientos de vecinos, usuarios y trabajadores de la calle, según ha explicado Miguel Bujarrabal, portavoz del movimiento. «El 99 por ciento de los vecinos de la calle quieren lo que nosotros le hemos trasladado».

Las solicitudes de los vecinos son tres. En primer lugar, que al paso de peatones que va a ser situado en el pasaje con la Gran Vía, una solicitud que «se estaba demandando desde hace treinta años», se le elimine la barrera arquitectónica. Esta se encuentra en la acera de los impares donde van a realizar el nuevo paso. Un escalón de treinta centímetros que da acceso a dicho corredor y que dificulta el acceso a multitud de ciudadanos.

El proyecto del ayuntamiento también contempla la puesta en marcha de un carril bici en esta calle, lo que va a significar la desaparición de un carril de circulación. «Esto va a suponer que de tres metros que ocupaba este segundo, la novedad en la calle ocupará solo dos metros», han señalado los vecinos. Por ello, solicitan que el espacio restante sea dado a la acera de los números pares para el ensanchamiento de la misma. «Esta petición no supone ni euro más de inversión», ha indicado Bujarrabal, puesto que esto solo supondría al consistorio, cuando pinte el carril bici, «pintar una línea que dé amplitud a la acera».

Además, también solicitan que aumenten el número de veces que vacían los contenedores. «Vecinos de calles adyacentes que no tienen estos servicios acuden a los nuestros para tirar sus residuos. Esto hace que muchas veces los contenedores estén llenos y tengamos que volver con la basura a casa», ha manifestado el portavoz.

Finalmente, dentro de las quejas también han recordado al consistorio que las aceras de la avenida son del año 1971. «Somos la calle olvidada del centro», ha dicho Bujarrabal, «pero esperamos que a medio largo plazo se acuerden de nosotros y las renueven».

Subir