El Rioja

La era del dato vitivinícola, un trampolín al futuro de Rioja

Segunda jornada del primer Foro NueveCuatroUno para continuar con la semana del Rioja, con reflexiones de expertos y profesionales que dibujen el amplio y sinuoso esqueleto que compone este sector. Porque Rioja también la componen sus investigadores, sus mercados, sus consumidores y visitantes, quienes miran por su futuro. Y del devenir de Rioja se ha hablado en esta segunda mesa redonda que ha tenido de escenario el Edificio Científico Tecnológico de la Universidad de La Rioja.

Alrededor de ella se han sentado cuatro voces del conocimiento para hablar de los nuevos proyectos. María Paz Diago, como directora del Máster en Tecnología, Gestión e Innovación Vitivinícola de la Universidad de La Rioja; Elena Larrea, directora de marketing de Grupo Faustino; Esmeralda Campos, la concejala de Economía, Hacienda, Comercio y Turismo del Ayuntamiento de Logroño e Iñaki Gurría, CEO de JIG. Cuatro voces diversas pero con un mismo hilo conductor: cuál es el futuro de Rioja.

I Foro NueveCuatroUno – Diario de Vendimia | Nuevos proyectos y futuro del Rioja | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

Y todos ellos sitúan a la digitalización como pilar clave. «Tratamos de digitalizar todo el proceso de producción y elaboración del vino, desde el campo hasta la botella final, captando los mayores datos posibles. Trabajamos en crear una plataforma que permita optimizar recursos y tener una inteligencia del dato para que este se comporte como parte del negocio. Es decir, ser capaces de generar negocio con la información, automatizando todos los procesos que componen dicha plataforma para que el proyecto sea más ágil», ha remarcado el CEO de JIG.

La industria 4.0 ha llegado al sector vitivinícola para quedarse. «¿Por qué conformarse con tomar como muestra cien o doscientas bayas para el seguimiento de la vendimia e inferir lo que puede pasar en el resto del viñedo cuando se puede caracterizar la variabilidad completa de la parcela? Ahí es donde la tecnología actual permite tomar un montón de datos y de forma rápida, porque manualmente es imposible», ha añadido María Paz Diago. La monitorización del campo, ya sea aérea o terrestre a través de vehículos autónomos u otros instalados en los tractores, «se ha convertido en un tema casi comercial».

María Paz Diago (Universidad de La Rioja) I Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

Desde el campo y pasando por las bodegas, hasta el turista. Ese es el fin del proyecto ‘Logroño Enópolis’ al que esta tarde se ha hecho alusión como una «oportunidad para hacer de la ciudad un referente internacional en el mundo del vino, creando nuevos proyectos y experiencias, así como un nexo de unión entre universidades, bodegas e instituciones para la promoción y crecimiento económico». La concejala de Economía, Hacienda, Comercio y Turismo de Logroño ha incidido en la necesidad de revalorar los rasgos identificativos de la cultura del vino de Rioja, «desde las técnicas de siempre y la innovación mas puntera, incluyendo las catas y los maridajes, la gastronomía y la hostelería, el ocio más tradicional y el enoturismo que responde a nuevas experiencias».

«Contacto 360 con el cliente»

Sin duda, la parte más negativa se la lleva el mercado del vino. El panorama es «complicado», según avanzaba Elena Larrea, ante el descenso del consumo, pero lo que ha mostrado un «crecimiento exponencial» y una «reactivación brutal» ha sido el comercio ‘online’, «una tendencia que se ha asentado en el sector a pesar de que no supla la caída de ventas». La directora de marketing de Grupo Faustino ha hecho hincapié en la importancia de actuar por y para el público: «Son ellos quienes nos eligen y deciden dedicarnos su tiempo. Eso vale oro, así que nuestra apuesta ha de orientarse a obtener una información real de dónde están esos consumidores, qué es lo que más les gusta o de dónde proceden. Se trata de tener un contacto 360 con el cliente y crear varios impactos tanto en redes sociales, como medios ‘online’ y buscadores».

Un proyecto de comercio digital y enoturismo que la bodega impulsó hace cinco años con la mente puesta en diversificar mercados y canales, «sobre todo en la internacionalización, para crear una marca fuerte en la que el cliente pueda confiar entre toda la gran oferta que existe». Y la única forma de diferenciarse es ser únicos y potenciarlo, «y Rioja es única en cuanto a viñedos y variedades». Entre tanto, las nuevas tendencias de consumo van implantándose poco a poco y toca recibirlas con los brazos abiertos. Vinos con bajo contenido alcohólico, nuevos formatos de envasado, ‘packaging’ reutilizable, …

I Foro NueveCuatroUno – Diario de Vendimia | Nuevos proyectos y futuro del Rioja | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

El uso, almacenamiento y conocimiento de los datos como puntas de lanza en el camino hacia esa digitalización es algo en lo que han coincidido los cuatro ponentes durante la jornada. «El nombre, apellido y correo electrónico es el punto de partida hacia ese conocimiento del cliente, y quien más lo conoce es quien más poder tiene. A partir de ahí, es conseguir que ese cliente traiga a otro y así sucesivamente. Esa gestión de los clientes se puede hacer mediante procesos de automatización que facilitan el trabajo. Ahí se encuentra la dualidad del mundo de los negocios con la tecnología», ha remarcado Iñaki Gurría.

Más allá de un empacho tecnológico, «se trata de pararse y ver hacia dónde caminar. Planificar y dirigirse hacia el ‘ecommerce’ como un cliente más, tratarlo como un cliente, porque el vino se va vender por Internet sí o sí y toca pensar en el negocio ‘online’ como algo rentable que existe si se trabaja bien». Y el turismo -apunta el CEO de JIG- «se ha de entender como una unidad de gestión con la que trabajas al igual que cuando gestionas una venta de vino, haciendo uso de herramientas tecnológicas y estrategias para ponerlo en funcionamiento».

I Foro NueveCuatroUno – Diario de Vendimia | Nuevos proyectos y futuro del Rioja | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

A su lado, María Paz Diago se ha referido a esos datos que en su entorno, el campo, considera lo de mayor relevancia: «Ahora hacen estimaciones a futuro pero con una incertidumbre superior al 10 o 15 por ciento y vendimiando cepas aleatorias para conocer la producción de un viñedo. Una cuestión que en pleno siglo XXI no se ha resuelto, pero en la que ya se trabaja para desarrollar tecnologías que pretendan establecer el rendimiento de un viñedo un mes antes de la vendimia solo por ese afán de competitividad a la hora de poder influir en la oferta y demanda». Y lo mismo ocurre con las enfermedades en la madera de la vid, «en la cúspide de la preocupación de los viticultores porque carecen de cura y para las que ya se trabaja con tecnologías que actúan de forma previa antes de que aparezca la enfermedad y la planta se muera”.

Está claro que «sin datos resulta difícil tomar decisiones», tal como ha señalado Esmeralda Campos. “Es fundamental saber quién viene, por qué viene, por cuántos días se queda porque aquí las pernoctaciones también son relevantes”, ha añadido. Saber también cómo se mueven en tus pantallas, qué es lo que más les atrae y ofrecer una oferta más atractiva y personal es lo que más puede influir”, ha añadido Elena Larrea.

I Foro NueveCuatroUno – Diario de Vendimia | Nuevos proyectos y futuro del Rioja | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

Problemas económicos, retos ambiciosos

«El contexto actual es el que es, con incertidumbre extremas en las que hablar de inversiones parece un sacrilegio y cuesta pensar en un futuro más allá de pasado mañana. Pero también percibo un sentimiento de temor a equivocarte porque hay mucho miedo en el mercado tecnológico y es muy complicado gestionar con todo lo que se escucha. Ese pequeño hueco llamado confianza cada vez cuesta más ganarla, casi más que implantar la propia tecnología». Y así señala Iñaki Gurría el problema a la hora de avanzar hacia la digitalización, «la escasa confianza que hay a la hora de implantar tecnología».

María Paz Diago coincide en lo que a su ámbito respecta: «Nuestra dificultad se plasma a la hora de transferir  esa información a las empresas y viticultores porque tal vez no sabemos transmitirlo de forma sencilla. Sin emabrgo, en aquellos casos en los que lo conseguimos también nos topamos con un miedo. Miedo a probar cosas nuevas y parece que muchas veces preferimos que lo pruebe antes el vecino y si funciona, lo pruebo yo».

I Foro NueveCuatroUno – Diario de Vendimia | Nuevos proyectos y futuro del Rioja | Foto: Fernando Díaz (Riojapress)

Desde Grupo Faustino aplauden y reivindican esa inversión en digitalización y comercio ‘online’ que hicieron hace cinco años y que ya está viendo sus frutos. Si toca hablar de números, Elena Larrea destaca que en tema de ‘ecommerce’ se han sextuplicado las cifras, así que la conclusión está clara: «Vemos que fue una inversión muy útil y que este ha sido el año en el que se han justificado esos recursos y se ha visto el retorno de una forma exponencial».

Unos a paso más rápido, otros más ralentizados, pero todos saben cuál es el futuro de Rioja, una idea que se ha hecho latente este 2020 con la llegada de la pandemia. «Este año más que nunca debemos invertir en tecnología, es ya una cuestión obligatoria para ofrecer un servicio más ágil».

Subir