Crisis del Coronavirus

Un aula de Pradejón, cerrada durante una semana por el retraso de las pruebas

La situación se repite en varios centros de La Rioja y esta semana, varias familias del AMPA del Colegio José Ortega Valdemarra de Pradejón se han visto obligadas a unirse a las quejas. El pasado viernes saltaron las alarmas en el centro después de que se notificase un positivo en un alumno de 3º de Primaria con el consecuente confinamiento de toda la clase a la espera de realizarse las pruebas.

Y así han estado durante una semana, ya que las pruebas no llegaron hasta seis días después. «Todos estos alumnos llevan una semana sin ir a clase por este retraso. Comprendemos la situación de colapso en el sistema sanitario pero estas demoras no se deben producir», manifiesta Andrea, una de las madres. Desde este viernes se han ido recibiendo los resultados de dichas pruebas, hasta el momento todos ellos negativos.

La incertidumbre por no saber cuándo sus hijos podrían regresar a clase se ha prolongado hasta este domingo: «Esta misma mañana, la coordinadora del COVID en el centro nos ha comunicado que mañana, por fin, se retomarán las clases. Muchos padres aguardaban una respuesta porque no sabían si podrían ir a trabajar o no este lunes, pero la insistencia de la coordinadora ha motivado la pronta actuación y el inspector médico ha dado permiso para volver a las aulas».

Agradecen la decisión para no prolongar más en el tiempo el confinamiento de los menores pero reiteran la agilización en la realización de las pruebas en estos casos, «ya que si se hubiesen hecho antes, quizás los alumnos de Primaria hubiesen regresado a las aulas ya en esta semana».

Este lunes también regresa al colegio el aula de 3º de Infantil de este mismo centro, la cual permanecía confinada después de detectar otro positivo (teniendo en cuenta, además, que estos escolares no llevan mascarilla).

Subir