Deportes

«A los equipos de Diego Martínez lo que les gusta es ganar»

La liga en Segunda B comienza este fin de semana. El Calahorra se enfrenta al Haro en un primer partido en el que solo podrán asistir socios del equipo riojalteño. Hablamos con Diego Martínez, entrenador del club rojillo. Está deseando volver al verde en competición y no se pone metas a largo plazo. Partido a partido, que diría Simeone. En una situación totalmente excepcional, con una forma de organizar la temporada totalmente distinta a la de otros años, se siente un privilegiado por poder volver a los campos después de casi ocho meses de parón.

– Casi ocho meses después, ¿pensaba que llegaría en algún momento este día, el de empezar a competir?

– La verdad es que ha sido todo muy raro, pero hay que ser optimistas. Había que empezar. Vivimos una situación complicada y hay que aprender a convivir con todo esto, no se puede paralizar toda la actividad y el fútbol de Segunda B también tenía que empezar.

– ¿Cómo está afectando el COVID-19 a la actividad deportiva del equipo?

– La palabra que lo resume todo es incertidumbre. Nosotros trabajamos intentando olvidarnos un poco del tema, tomando todas las medidas que podemos, pero no pensando demasiado si van a salir casos o no, si tendremos que parar, si habrá que suspender un partido en el último momento. Es verdad que es todo un poco raro y que el riesgo cero no existe, pero si tengo que elegir entre esto y la nada, prefiero trabajar de esta forma. Es verdad que hay cosas que resulta más complicado trabajarlas. Por ejemplo, las sesiones de vídeo. Las tenemos que hacer en grupos reducidos o incluso hacerlas a través de las nuevas tecnologías y no es ni parecido. Los chavales no se duchan cuando terminan el entrenamiento y les hemos pedido que limiten al máximo sus contactos estrechos para intentar seguir, pero es complicado. Por ejemplo, ya sabemos que el partido de la SD Logroñés contra el Ebro no se va a jugar y eso quiere decir que nosotros jugaremos contra el Ebro sin haberlos visto antes en competición. Es un poco jugar a ciegas y tenemos que adaptarnos, como en el resto de los ámbitos de la vida: en los trabajos, en los colegios…

– Llegó al Calahorra, pudo disputar tres partidos y luego pasó todo esto…

– La verdad es que cuando paramos pensábamos que iba a ser para cuatro días y luego vas viendo que la cosa se alarga, que no regresa la competición, y en esas circunstancias te pones a conformar una nueva plantilla y eso hicimos. Movimos ficha pronto. Nuestro objetivo era conformar la plantilla lo antes posible para llegar con el grupo ya muy consolidado cuando pudiésemos empezar.

– ¿Mover ficha tan pronto ha supuesto que algún jugador que hubiese podido llegar más tarde se haya quedado sin hacerlo porque ya no había fichas?

– Eso pasa siempre en todos los mercados. Estoy muy contento con la plantilla que hemos confeccionado. ¿Que hubiera podido venir alguna otra persona? Pues quizás, o quizás no. Nosotros trajimos a las personas que nos gustaban, queríamos cuanto antes un grupo estable y primamos eso. La verdad es que ahora mismo no cambiaría a ninguno de mis jugadores.

– Una plantilla renovada casi al completo.

– Tenemos cuatro jugadores de la temporada pasada, pero hay que tener en cuenta que tres de ellos habían llegado en enero. Excepto el capitán, el resto es gente prácticamente nueva. Eso en Segunda B es habitual excepto en equipos con inversiones enormes. Cuando tienes un jugador que destaca una temporada, al final tiene ofertas más interesantes que la tuya y cuando alguien ha tenido una mala temporada intentas cambiarlo por otra persona, aunque luego a lo mejor te equivoques. Los equipos no deben volverse locos intentando retener a un jugador.

– Cuando se confeccionó el equipo se podía pensar que íbamos a jugar contra equipos vascos, por ejemplo. Luego no ha sido así. ¿Eso cambia las cosas?

– El equipo lo preparamos pensando en nosotros mismos y no en el grupo que íbamos a jugar. Lo pienso ahora y creo que no hubiese cambiado tanto el equipo. Seguramente tendría el mismo. Hemos buscado gente con hambre, que les guste controlar el balón, que quiera tenerlo, que sean intensos en el juego, que sean mordaces de cara a la portería contraria.

– ¿Cómo llega el equipo al inicio de la temporada?

– Creo que llegamos muy bien. Hay una rutina muy buena de trabajo. Es verdad que de los siete partidos que teníamos previstos en pretemporada hemos tenido que cambiar algunos por todo este tema del COVID. Es lo que tiene este momento. Haces una planificación y luego pasa lo que pasa, pero la rutina de trabajo es muy buena y el compromiso de los jugadores es inquebrantable. Llevamos bastantes sesiones de entrenamiento y llevaremos aún más a final de año, pero creo que el nivel del equipo a estas alturas es bueno.

– ¿Ha habido que trabajar lo psicológico después de tatos meses sin jugar?

– Claro. Al final los jugadores no sabían ni cómo ni cuándo. Muchos dejaron de cobrar y en muchas familias se pasó mal. Algunos incluso se plantearon en un momento dejar el fútbol y buscar otros trabajos. No ha sido fácil para ellos, pero somos unos privilegiados y volvemos a trabajar en lo que nos gusta.

– Llega una temporada con una forma de competir muy diferente. Este año ningún equipo se puede permitir las malas rachas de tres o cuatro partidos tan habituales antes.

– Yo siempre he pensado que los tres puntos del primer partido valen lo mismo que los del último, pero es verdad que este año si cabe más que nunca tienes que estar al cien por cien desde el primer día hasta el último.

– ¿Qué objetivo se marca Diego Martínez?

– No soy hombre de objetivos a largo plazo. Me planteo más la máxima de partido a partido. El objetivo: ganar todos los partidos. ¿Ser campeón de grupo? Pues también. ¿Por qué no? La igualdad es máxima en estos grupos. A priori deberíamos estar en la parte alta de la tabla. Soy un tío humilde y me gusta que mis equipos lo sean, pero sin complejos. Creo que somos capaces de ganar a cualquier equipo de nuestro grupo y de cualquier otro grupo.

– Tras la pretemporada, ¿qué aspectos cree que debe mejorar el equipo?

– Tenemos que seguir mejorando en diferentes aspectos tanto con balón como sin balón como en el juego a balón parado. Ya se notan muchas mejoras desde el primer día que empezamos.

– A los equipo de Diego Martínez les gusta jugar bonito. ¿Se va a divertir el aficionado rojillo?

– Yo espero que sí, pero a los equipos de Diego Martínez lo que les gusta es ganar y ser muy competitivos. Otra cosa es que yo piense que para conseguirlo hay que jugar bonito, intentar ser muy vertical, mirar siempre hacia arriba y no dejar jugar cómodo al contrario. Eso es lo que le gusta a los equipos de Diego Martínez. Esto va de ganar puntos y de que la afición se identifique con el equipo.

– Una afición que va a tener que estar sentada. ¿Se va a notar esa falta de presión en la banda de la Planilla?

– Sin duda, pero no podemos hacer nada. Ese aspecto también hay que trabajarlo con el jugador porque va a ser más complicado ser espoleado por el aficionado en momentos puntuales como las posibles remontadas. Tenemos ganas de ver a los aficionados en el campo porque este fútbol, el de Segunda B, sin aficionados no tiene mucho sentido. Fíjate estos quince primeros días en Navarra: no va a haber público y tenemos que prepararnos psicológicamente por si en algún momento eso para también aquí.

Subir