Empresas

UNIR participa en el desarrollo de un dispositivo que diagnosticará el COVID-19 en menos de una hora

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) participa en un proyecto conjunto con las Universidades de Oviedo y Politécnica de Cartagena (UPTC) para desarrollar un dispositivo portátil y de bajo coste que diagnosticará el COVID-19 en menos de una hora.

Este sistema de detección del Coronavirus se plantea como una alternativa rápida y económica a las pruebas PCR. El dispositivo analizará el material genético del virus, presente en la secreción nasofaríngea, sin necesidad de enviar la muestra a un laboratorio.

El proyecto, denominado LIFE, figura entre los treinta seleccionados del total de más de 700 que se presentaron a la convocatoria del Fondo Supera COVID-19, iniciativa del Banco Santander, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), y cuenta una financiación de 140.000 euros.

Las investigadoras de UNIR María Dolores Cima Cabal y María del Mar García Suárez, doctoras expertas en microbiología, iniciarán el trabajo en el prototipo, que utilizará la amplificación del material genético del virus para detectar y medir la carga viral de las personas infectadas.

“Este dispositivo, fácil de usar y barato, podría ayudar a descongestionar la Atención Primaria y los hospitales. Nuestro objetivo final es que pueda utilizarse incluso desde casa para facilitar el autocontrol de las personas. Tenemos un año por delante para desarrollar el sistema y en ese tiempo esperamos que pueda llegar a los centros de salud”, afirma la doctora María Dolores Cima Cabal.

Cima, investigadora principal del Grupo de Investigación ‘Industria, Energía y Sostenibilidad’ (InES) de UNIR, explica que este detector será igual de sensible que un PCR, pero lo aventajará en rapidez y facilidad de uso, ya que el dispositivo final podrá ser utilizado incluso en los hogares.

«Es fundamental seguir apoyando la investigación desde el ámbito universitario. Este proyecto se sustenta en una investigación previa de dos años financiada por UNIR, también en colaboración con las investigadoras de la Universidad de Oviedo, donde hemos podido desarrollar parcialmente esta metodología, pero aplicada al diagnóstico de la neumonía neumocócica. Este es el punto de partida para poder afrontar ahora el desarrollo de este proyecto aplicado a esta enfermedad y con la urgencia que requiere», concluye esta investigadora de UNIR.

Subir