Deportes

Víctor denuncia los «malos gestos» de Baiko durante la pandemia

El pelotari Víctor Esteban ha compartido la rueda de prensa de su despedida de la promotora Baiko, realizada junto con otros dieciocho compañeros. En primer lugar, ha dejado clara la postura de los profesionales: «Siempre hemos tenido una postura abierta y colaborativa, siendo conscientes de que vivimos un momento muy complicado».

El ‘pelaire’ denuncia la situación y explica la postura de los profesionales. Según su punto de vista, el problema nace cuando Asegarce cammbia de nombre a Baiko (28 de diciembre de 2018): «No se nos explicó nada (…) y empezamos a vivir situaciones nunca vividas». A continuación, las expone:

Los entrenamientos: nunca se ha tenido en cuenta la situación personal de cada pelotari. La empresa estableció unos entrenamientos en Bilbao y Beasain con el mismo preparador físico. Compañeros nuestros, pese a tener preparadores físicos contratados con su propio dinero en su ciudad natal que realizan entrenamientos personalizados, tuvieron que prescindir de ellos y moverse a Bilbao o Beasain 3 veces por semana perdiendo horas del día en la carretera y sumando cansancio acumulado en los respectivos viajes. Es algo a lo que no encontramos justificación lógica u objetiva desde el punto de vista deportivo. Siempre nos hemos pagado nuestros dietistas, nuestros entrenadores personales, nuestros fisios, en definitiva, nuestros diferentes medios para crecer y buscar el mejor
resultado deportivo. Si disponemos de ellos, que además nos ayudan a rendir mejor, ¿por qué no podemos hacerlo? La respuesta: desconfianza y control.

● En relación al apartado anterior de los entrenamientos, hay otra promesa más que se nos hizo y nunca se cumplió. Se nos dijo que «en todos aquellos desplazamientos a entrenamientos que fuesen a una distancia mayor de 50 km de casa, seríamos indemnizados». Ese dinero nunca lo hemos recibido.

● Todos aquellos que no tienen voz; por ejemplo, los pre-contratados. Se les obliga a ir a Bilbao o Beasain 3 veces por semana, sin ninguna garantía de futuro, sin un sueldo digno y sin tener en cuenta que tienen que formarse. Con unas exigencias que no vienen a cuenta y no le hacen bien, ni a la pelota, ni a los propios chavales. Eso debe cambiar. Un pelotari tiene que ver más allá, no va a
vivir toda la vida de la pelota, tiene que preparar su futuro a largo plazo.

● A la hora de renovar los contratos, las conversaciones con José Ramón Garai se han vuelto muy complicadas, con un trato irrespetuoso. Algunos han optado por que la negociación la llevara un asesor cualificado, pero la empresa siempre les ha mostrado estos compañeros el rechazo a recibir a dichos asesores. ¿Por qué no nos puede representar un asesor legal? ¿Qué miedo tiene de la empresa?

● Una exigencia importante: exclusividad plena para la pelota. Entre nosotros hay compañeros que tienen contratos de menos de 23.000 € brutos anuales. Si tenemos en cuenta que los gastos de coche, gasolina, material para tacos, fisioterapeutas… ronda los 10.000 € anuales, ¿qué sueldo queda para el bolsillo del pelotari? ¿1.000 € mensuales? Y, además, ¿no puede complementarlo con
algún posible trabajo que le pueda abrir caminos en un futuro? Inentendible.

● Otro punto a destacar es que, sin hablarlo previamente con los pelotaris, se han prohibido relaciones entre pelotaris y prensa deportiva. Nosotros, en nuestro contrato, tuvimos que firmar una cláusula en la que se establece que no podemos hacer declaraciones a un medio público a no ser que el jefe de prensa nos autorice.

● También se han manipulado al libre albedrío los pluses de todos aquellos partidos especiales que jugamos los pelotaris. Esto, unido a sanciones a las que nos hemos visto sometidos: multas de hasta un 20% del sueldo por haberse olvidado una camiseta de jugar (un error humano), por hacer declaraciones sobre el material (pelotas), etcétera.

● Desde la salida del ERTE, nos han quitado hasta el derecho a cualquier invitación en los partidos. Invitaciones que los pelotaris hemos usado siempre para poder ir acompañados a los partidos ante cualquier percance que nos pueda ocurrir tanto en el trayecto como durante el propio partido: una lesión, una enfermedad…

Estos son algunos aspectos que resumen la gran mayoría de los malos gestos que la empresa ha tenido hacia algunos de sus trabajadores pelotaris.

Meses muy difíciles y vetos

Y cómo no, ¿qué ha pasado desde marzo hasta hoy? En marzo, cuando se decretó el estado de alarma, nos informaron de que iban a pedir un ERTE. Una vez aceptado el ERTE, nosotros, por ley, tenemos el derecho y la obligación de recibir el informe que la
empresa presentó ante la autoridad laboral. En ningún momento vimos este escrito a pesar de que lo pedimos.

Pasaron los meses y, mientras los compañeros de Aspe ya tenían un acuerdo con su empresa, nosotros seguíamos con la misma situación de incertidumbre. En esta tesitura, lo que hicimos fue contratar un abogado y enviar un escrito en el que pedíamos, por favor, que se nos explicara la situación de la empresa y sus futuras intenciones. No recibimos ninguna respuesta. Viendo que habíamos decidido contratar un representante legal, ¿qué hizo la empresa?

Nos convocó individualmente para negociar la salida del ERTE, uno a uno. Nuestra respuesta fue que iríamos todos juntos, como colectivo, y con el respaldo de un abogado; pero siempre manteniendo nuestra intención y postura colaborativa. Ante esto, la respuesta de la empresa fue tajante: desconvocar las reuniones individuales, ya que de manera colectiva no nos recibía, y salir del ERTE al 100%. Ellos, de cara a la opinión pública y a la prensa, vendieron que era una apuesta suya, pero la verdad fue que en el momento que nos mostramos como colectivo y representados por un abogado, ya no quisieron hablar más con nosotros.

Para que los pelotaris no pudieran contar esa versión de lo ocurrido, la empresa prohibió a los periodistas entrevistar a cualquier pelotari que no fuera Aimar Olaizola o Mikel Urrutikoetxea. Algo ilegal, porque nosotros, al encontrarnos en paro en esa época del
ERTE, no éramos trabajadores de la empresa por lo que la empresa no podía vetarnos frente a ningún periodista. Pero así lo hicieron.
Además, días antes de salir del ERTE, José Ramón Garai empezó a llamar a algunos pelotaris que les tocaba renovar. Al ponerse en contacto con ellos, lo que intentaba era corromper esa unión.

Hubo pelotaris que se negaron a negociar el contrato y le dijeron que no era el momento, que se hablaría más adelante. Su respuesta fue amenazadora dejando claro que, el que no firmara de manera inminente, podría tener en juego su futuro en la empresa. Hubo dos pelotaris que firmaron la propuesta recibida. Otros tuvieron diferentes propuestas, pero decidieron mantener su unión y el compromiso con el grupo.

Iñaki Etchegoin no quiso ni hablar de su posible renovación y, después, la empresa decidió no renovar a Iker Arretxe. La verdad es que, deportivamente, todos podíamos entender más o menos la decisión. Lo que no podemos comprender es que a nuestro compañero Iker Arretxe, con más de 15 años de trabajo incansable en la empresa, se le comunicara su no renovación después de terminar un partido en la puerta del mismo frontón. ¿Qué maneras son esas de tratar a un trabajador? Y para rematar el asunto, hay que recalcar que el homenaje que se le hace a su carrera deportiva en su último partido la organiza la empresa ASPE.

No hubo ningún representante de la empresa BAIKO en ese partido de despedida. Arretxe merecía una despedida digna, un homenaje, como
merecen TODOS. Ha sido un gran trabajador y un magnífico compañero. Tras esto, sin comerlo ni beberlo, Iosu Eskiroz no es renovado. Se le dice que no se le va a renovar siendo un pelotari cuyo último partido había sido la final del Parejas de Promoción, en el cual quedó campeón. Los pelotaris nos quedamos en shock.

Ante esta injusticia, el grupo de pelotaris que nos encontramos hoy aquí, decidió hablar con la empresa. Dos representantes de este grupo se reunieron con el director de la empresa, José Ramón Garai, y le transmitieron la voluntad de llegar a un acuerdo con el
fin de que se les hiciera una oferta de renovación, tanto a Iosu Eskiroz, como a los compañeros que tenían que renovar en las próximas fechas. En esa reunión se le comunicó a la empresa la voluntad de buscar una vía de acuerdo posible y de bajarnos el
sueldo con el fin de llegar a dicho acuerdo.

La respuesta de la empresa, 6 horas después de la reunión, fue comunicar a otro compañero más, a Victor, que no se le iba a renovar. Increíble. ¿Cómo definir esto? Creemos que lo que ha sucedido con estos compañeros es indignante. Sin dar ningún tipo de explicación, habiendo sido dos grandes profesionales, siempre dispuestos a dar la cara por la empresa. A pesar de que la empresa ha utilizado la “supuesta” situación económica complicada de la empresa como argumento, consideramos que ambas no renovaciones, tanto la de Eskiroz como la de Víctor, son por motivos extradeportivos.

Decimos «supuesta» situación económica complicada porque en esta misma época ha habido renovaciones de contrato con cifras muy altas, va a haber dos contratos profesionales más y cuando hemos pedido a la empresa que nos enseñe su situación económica, la respuesta siempre ha sido negativa. Eskiroz y Victor son dos pelotaris muy válidos deportivamente, y creemos que si la empresa no les ha renovado es porque ellos apostaron por el grupo; todo esto ha sido una venganza de la empresa por lo que
pasó en la negociación de la salida del ERTE.

Viendo todo lo que está sucediendo, ¿qué madre o padre estará dispuesto a hacer tantos esfuerzos viendo que el futuro que le augura en la pelota a su hijo o hija es este? ¿Porque jugarse el futuro de uno mismo cuando ni ganar una txapela te asegura seguir
en profesionales? Por todo esto, nos hemos visto en la necesidad de contar lo que ha vivido la pelota en estos últimos meses y cómo ha evolucionado la situación en los dos últimos años. Es una realidad insostenible y por el futuro de la pelota queremos que esto cambie:

● Pedimos un cambio de actitud al director general, José Ramón Garai. Un cambio de actitud que consista en una mayor comunicación con sus trabajadores, disposición a negociar y un cambio en el trato, tanto deportivo, como personal.
● Queremos mostrar nuestro apoyo incondicional a los compañeros injustamente no renovados.
● No estamos de acuerdo con la versión que la empresa ha expuesto públicamente en diferentes momentos. En esta rueda de prensa y en este escrito exponemos el nuestro.
● Por último, pedimos a la empresa que se replantee sus decisiones de las últimas semanas.

Si nuestras peticiones siguen siendo ignoradas y nos vemos siendo sometidos al mismo trato, nos veremos obligados a tomar medidas más drásticas, como la posibilidad de llegar a una movilización. Toda esta época convulsa y estos tratos indignos nos han hecho reflexionar sobre la desprotección a la que nos vemos expuestos los pelotaris. Ante ello, hemos decidido trazar nuestro camino. Para ello, vamos a crear una asociación de pelotaris profesionales con el fin de proteger a los pelotaris actuales y a los que vengan en años venideros.

Creemos que hay que cambiar la manera de funcionar, unirnos, y proteger al sujeto más débil y, a su vez, más importante de este mundo de la pelota profesional, al pelotari.

Subir